Chad: Ser niña otra vez

Por Laura Lora
El Servicio Jesuita a Refugiados ayuda a las familias refugiadas a encontrar soluciones conjuntas que tengan como objetivo garantizar el bienestar de todas las niñas y los niños. Sobre todo, estas soluciones deben permitirles ir a la escuela, ya que la educación juega un papel clave en las situaciones de emergencia.

La gratitud es fruto de reconocer al otro

Por Miguel Espeche
La virtud de agradecer es fruto de reconocernos en un vínculo y no entender el mundo como una extensión de nosotros mismos. Es un saludable registro de que no somos dueños del mundo y sus leyes, más allá de lo mucho que podamos conocer de ellas.

Uganda: “Quiero seguir en la escuela” (parte I)

Por Servicio Jesuita a Refugiados
Hace unos años, no había escuelas de secundaria para refugiados en Pagirinya, y aunque las políticas ugandesas hacia los refugiados permiten a los niños asistir a cualquier escuela en cualquier parte del país, la mayoría de los padres refugiados no pueden financiar las tasas de matrícula.