Cine, libros y memoria

Esta producción de Netflix, que a simple vista parece una linda película romántica, revive también reflexiones sobre la forma de enfrentar el pasado.

Victoria Dannemann

05 septiembre 2018, 4:49 pm
7 mins

Guernsey es una pequeña isla británica ubicada en el Canal de la Mancha, frente a las costas francesas, que fue ocupada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. La película La sociedad literaria y del pastel de cáscaras de papas de Guernsey, del director Mike Newell (Cuatro bodas y un funeral), se desarrolla en un escenario de posguerra, donde aún quedan huellas de ese largo y duro período.

Es 1946, tiempo de reconstrucción en Inglaterra. En Londres, calles, edificios, vitrinas y fiestas dan la impresión de que el país está dejando rápidamente atrás los traumáticos sucesos de la guerra, pero no todo resulta tan fácil de sanar y volver a levantar.

Tampoco para la joven escritora y periodista Juliet Ashton (Lily James), quien goza de un creciente éxito, pero carga con una dolorosa pérdida. Una amable carta de un miembro de un club literario de Guernsey despierta su curiosidad y, tras un breve intercambio epistolar, decide partir a la isla a conocer la Sociedad literaria pastel de cáscara de papas de Guernsey, título también de la película.

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Victoria Dannemann

Revista Mensaje