Medellín: 50 años. Una Iglesia de los pobres

Con el lema «La presencia de la Iglesia en la actual transformación de América Latina a la luz del Vaticano II», 247 obispos latinoamericanos se reunieron en la ciudad colombiana de Medellín entre el 24 de agosto y el 6 de septiembre de 1968. Esa II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano dio una nueva dirección a la Iglesia del continente, encaminándola decididamente a la tarea de discernir los signos de los tiempos, en procura de soluciones humanas a los desafíos concretos de su época. Al cumplirse medio siglo, en las siguientes páginas un obispo que estuvo en Medellín y tres destacados teólogos reflexionan sobre cómo ese encuentro marcó la trayectoria del catolicismo de nuestro continente.

Juan Luis Ysern

Jorge Costadoat S.J.

Carlos Schickendantz

Fernando Verdugo S.J.

04 septiembre 2018, 1:36 pm
78 mins

Construir comunión

Bajo la dimensión pastoral se pueden presentar múltiples reflexiones sobre Medellín que pueden prestar un servicio muy valioso a quienes se sienten comprometidos con la vida y la labor de la Iglesia. Esa reunión de los obispos nos permitió profundizar la mirada a la realidad, que entonces se hacía tan necesaria y sobre la que estamos llamados a actuar si queremos ser fieles al Señor.

Juan Luis Ysern
Obispo emérito

La II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, celebrada en Medellín fue clausurada con el Mensaje a los Pueblos de América Latina enviado por los obispos participantes en ella(1).

Después del Concilio Vaticano II, clausurado el 8 de diciembre de 1965, los directivos del CELAM, entre quienes destaca también Dom Helder Cámara, vieron la necesidad urgente de organizar un servicio como ayuda eficaz a las Conferencias Episcopales, las Diócesis y todo el Pueblo de Dios de Latinoamérica y el Caribe, para la aplicación del concilio con espíritu renovado y fuerte compromiso de acción en medio del mundo.

Con este espíritu, lleno de esperanza y de ilusión, que invadía a la Iglesia por todas partes para cumplir la tarea que se había propuesto de acuerdo a su misión, el CELAM organizó la Conferencia de Medellín con la bendición de Pablo VI, quien hizo el Discurso de apertura, siendo la primera vez que un Papa viniera hasta nosotros. Él mismo quiso destacar este hecho expresando la «viva emoción» que lo invadía, considerando que «la primera visita personal del Papa a sus Hermanos e Hijos en América Latina no es, en verdad, un sencillo y singular hecho de crónica: es, a nuestro parecer, un hecho histórico… y, por una convergencia de circunstancias proféticas, se inaugura hoy con esta visita un nuevo período de la vida eclesiástica» (S.S. Pablo VI: «Discurso en la apertura de la Segunda Conferencia»).

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Juan Luis Ysern

Obispo emérito

Jorge Costadoat S.J.

Teólogo

Carlos Schickendantz

Teólogo

Fernando Verdugo S.J.

Facultad de Teología, Pontificia Universidad Católica de Chile