Una mirada sobre el Gobierno y la rabia

El contexto político y social en que se desenvolverá la campaña electoral difícilmente contribuirá a que se den los debates que el país necesita. Frente al malestar ciudadano, muchos políticos han venido jugando con fuego, sin importarles que de la pérdida de prestigio que ellos sufren se esté pasando ya al desprestigio de la propia actividad que realizan y de las instituciones en que cumplen sus funciones.

Agustín Squella

01 Agosto 2017, 12:21 pm
16 mins

Está próximo a terminar el Gobierno de Michelle Bachelet. Lo hará más o menos con la aprobación de un tercio del país y con una fuerte crítica tanto de la derecha como de la izquierda situada fuera de los partidos que componen la Nueva Mayoría. Dentro de esta misma coalición, sobre todo en sectores de la Democracia Cristiana, hay también una indisimulada reprobación a lo que ha sido la gestión de la que formaron parte y la sensación de haber perdido identidad por integrar el conglomerado: culpan de ello al Partido Comunista, como si recién llegado el último año de Bachelet, y luego de haber ocupado miles de cargos públicos a lo largo de todo el país, la DC se hubiera dado cuenta recién de que había celebrado un acuerdo programático con otros varios partidos que no iban a cambiar sus doctrinas tradicionales por encontrarse formando parte con ella de un pacto para gobernar.

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Agustín Squella

Doctor en Derecho y profesor en la U. de Valparaíso, Premio Nacional de Humanidades y Ciencias Sociales.