Sínodo sobre jóvenes, fe y discernimiento vocacional: que no sea en vano

Si no se atiende a la propuesta eclesial de fondo del Papa, el proceso sinodal puede terminar en un horizonte muy frustrante para la juventud y, en particular, para los jóvenes creyentes. Para que la Iglesia acompañe verdaderamente el discernimiento vocacional de los jóvenes es menester que se mueva hacia los márgenes de las necesidades del mundo, justo ahí donde ha sido enviada a colaborar con Jesucristo en la defensa de la dignidad del ser humano.

Nemo Castelli S.J.

Equipo del Tiempo Sinodal Magis

10 Noviembre 2017, 10:25 am
17 mins

El papa Francisco ha invitado a toda la Iglesia a un nuevo Sínodo para octubre del 2018. Su mayor preocupación son los jóvenes de este tiempo. Le interesa lo que piensan sobre el mundo y la Iglesia. Quiere que todos se preocupen de acompañarlos en sus caminos de vida y en el descubrimiento de su vocación. Confía en que ellos traen nuevos modos en que el mundo y la Iglesia pueden ser. Por eso les pide ayuda para descubrir modalidades más eficaces para anunciar la Buena Noticia del Reino de amor y justicia anunciado y vivido por Jesús. El Papa lleva a los jóvenes en su corazón y les ha pedido que hablen con libertad, que hagan sentir su grito en las comunidades y que sean protagonistas de los cambios. Francisco sigue abriendo las ventanas de la Iglesia y esto ha entusiasmado a muchos, creando expectativas que no se sabe si serán cumplidas. Pero, si no se atiende a la propuesta eclesial de fondo del Papa, el proceso sinodal puede terminar en un horizonte muy frustrante para la juventud y, en particular, para los jóvenes creyentes.

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Nemo Castelli S.J.

Equipo del Tiempo Sinodal Magis