La visita de un Pastor

El paso de Francisco por Chile es una oportunidad para que nos esforcemos por renovar nuestra Iglesia herida, cuya credibilidad ha sido gravemente debilitada. Con sus homilías, discursos y gestos, el Sumo Pontífice llegó al corazón de muchas personas, entregando un mensaje de gran significación en la búsqueda de una sociedad más justa e inclusiva.

Tony Mifsud S.J.

31 enero 2018, 1:02 pm
27 mins

Públicamente se dijo que la visita del papa Francisco iba a ser «difícil» por los casos de abuso sexual y la situación eclesial en Osorno; sin embargo, tuvo razón el mismo Pontífice al prever que no iba a ser «tan difícil». Otros temían que no iba a haber una asistencia masiva a las distintas ceremonias; no obstante, miles de personas esperaron muchas horas para estar presente y, además, en condiciones climáticas adversas. Por último, también se escuchó afirmar que esta visita iba a ser un simple «espectáculo» sin mayor importancia, pero, por lo menos para muchos católicos, fue un momento de confirmación en la fe, una ocasión de alegría fraterna y profundización en la fe. Los aplausos prolongados, el entusiasmo de los jóvenes y los comentarios posteriores a los actos permiten afirmar que el papa Francisco llegó al corazón de muchas personas.

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Tony Mifsud S.J.

Universidad Alberto Hurtado. Director de Revista Mensaje.