Creer en el Dios de Jesús

Las imágenes de Dios que se reflejan en nuestras creencias pueden incluso ocasionar daños psicológicos, al dar espacio significativo al tema de la culpabilidad y el pecado. Jesús nos habla de otro Padre: su experiencia de Él pone al hombre en el centro, particularmente a todos y todas aquellos vulnerados en sus derechos, la mayoría de las veces por la propia religión.

Julio Stragier S.J.

26 marzo 2018, 5:34 pm
15 mins

Comenzaré este escrito refiriéndome a las imágenes de Dios que acostumbramos a considerar. Una primera cuestión a tener en cuenta es que, por las catequesis, por cultura o por tradición, solemos tener metidas en la cabeza distintas imágenes de Él, generalmente de corte antropomórfico. Podemos observar la imagen de un vigoroso anciano con su corte celestial que crea a un musculoso Adán de la falange del dedo índice, tal como aparece esplendorosamente en la bóveda de la capilla Sixtina(1).

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Julio Stragier S.J.