Infancia vulnerada: Ignorancia, irrelevancia, incertidumbre

En nuestra sociedad se debe comprender mejor que pobreza material es solo la parte visible de un nivel mucho más complejo de miseria. Hay realidades evidentes en la infancia vulnerada en el Chile de hoy que son desafíos ineludibles por cuanto vulneran profundamente los derechos humanos.

Cristián Viñales S.J.

29 junio 2018, 3:00 pm
24 mins

En mayo pasado entró en marcha el proyecto Piloto Sename que desarrollará el Hogar de Cristo. Más de veinte niños y niñas comenzaron a vivir en las dos nuevas residencias ubicadas en Santiago y Valparaíso, lo que sin lugar a dudas es una gran noticia para el país y en especial para quienes serán directamente beneficiados. Entre otras cosas, el proyecto implica residencias más amplias y acogedoras, ubicadas en barrios de clase media, con buena conectividad y mayor seguridad. También, con el fin de cuidar la intimidad de los menores, es posible, por ejemplo, que duerman de a dos niños por habitación, lo que es un gran paso en seguridad y privacidad. Además, habrá un mejor acompañamiento y cuidado en lo que respecta a su salud mental y escolaridad. El proyecto no solo implica una inversión enorme en infraestructura, sino también en los profesionales que acompañarán el proceso. En concreto, el Piloto significa $ 1.980.000 mensuales por niño, dinero que tendrá su origen, en su mayor parte, en aportes privados.

Con todo, la miseria de estos niños no se soluciona simplemente con una inyección de dinero, pues bajo ningún punto de vista se limita a lo económico. Ellos no son los «niñitos sin techo» de nuestro país, como quien creyera que solucionaría el tema haciendo transitar las residencias del estrato E al C2. En muchas personas y, en particular en estos muchachos, la pobreza material es solo la parte visible de un nivel mucho más complejo de miseria, que podríamos entender desde tres realidades: la ignorancia, la irrelevancia y la incertidumbre.

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Cristián Viñales S.J.