Una visión sobre su segundo gobierno: Sebastián Piñera y la inercia de la continuidad

Los problemas que hoy enfrenta Chile en buena medida se deben a la decisión de la mayoría de los últimos Presidentes de privilegiar la continuidad de las políticas y no el impulso a las reformas necesarias. El actual mandatario enfrenta desafíos políticos muy complejos, pues la suya es una administración minoritaria en lo electoral y en lo parlamentario: pese a ello, tiene una oportunidad para enfrentar la nueva crisis integral que vive el país.

Carlos Huneeus

28 junio 2018, 5:09 pm
24 mins

La alternancia de los Gobiernos ofrece la oportunidad de enfrentar los desafíos y problemas surgidos del progreso del país, como también de los errores cometidos por las anteriores administraciones. El 2018, muchos temas críticos de Chile tienen que ver con decisiones adoptadas por los Gobiernos de la Concertación, que —atendiendo a que el de la Nueva Mayoría (NM), el segundo de Michelle Bachelet, integró al PC— fueron cinco de los seis desde el régimen de Pinochet. Desde la inauguración de la democracia ellos privilegiaron la continuidad de las políticas, mostrando una cierta aversión a impulsar reformas, con la excepción del de la NM, en el cual se impulsaron grandes cambios, aunque se vieron perjudicados por su deficiente preparación y ejecución. Esta inercia en la continuidad desconoce los graves problemas que enfrenta el país, que se agravan con el transcurso del tiempo.

UN GOBIERNO CON DOBLE MINORÍA

En su regreso a La Moneda, Sebastián Piñera tiene un desafío mayor que en su primer Gobierno, no solo por la variedad y severidad de los problemas que afectan al país, sino también por la doble necesidad de diferenciación. Y es que él debe distinguirse de su anterior periodo, finalmente opacado por haber fracasado en la cuestión sucesoria, con divisiones en los partidos que le apoyaron, el surgimiento de una tercera colectividad —Evopoli— y el regreso a la presidencia de Michelle Bachelet, con la NM. En su nueva etapa, Piñera ha planteado que la coalición que le apoya, Chile Vamos, tiene la posibilidad de continuar gobernando y así dar continuidad en el poder al conglomerado.

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Carlos Huneeus

Profesor de la Facultad de Derecho, Universidad de Chile