Brasil: Los enigmas de Bolsonaro

Autoridades del Gobierno que encabezará Jair Bolsonaro, con sus declaraciones y posturas sobre la globalización, el cambio climático o la inversión procedente de China, han incrementado la incertidumbre acerca de sus futuras políticas.

Raúl Sohr

07 diciembre 2018, 5:12 pm
17 mins

El mandato de Jair Bolsonaro comienza el 1 de enero. Pero ya antes de ceñirse la banda presidencial las turbulencias están a la orden del día: por la vía del nombramiento de sus futuros ministros, despierta interrogantes que abarcan desde las relaciones internacionales al medio ambiente.

La designación de Ernesto Araújo como futuro canciller fue una sorpresa mayúscula. En Itamaraty, el Ministerio de Relaciones Exteriores, están perplejos con el ascenso de un oscuro funcionario de planta que nunca ha ejercido como embajador fuera del país. Lo que más inquieta a la diplomacia de Brasilia, en todo caso, son las ideas del futuro ministro, quien se opone al «globalismo», al que considera un «sistema antihumano y anticristiano». Asegura que «la fe en Cristo significa luchar contra el globalismo, cuyo objetivo final es romper la conexión entre Dios y el hombre, para convertir al hombre en esclavo y a Dios en irrelevante». Con un claro eco de la Guerra Fría, Araújo postula que la globalización económica es un proceso liderado por «el marxismo cultural». Es una imputación novedosa atribuir a la izquierda el protagonismo en la expansión del sistema financiero y el avance de las empresas transnacionales. Acusa a los socialistas de ser «una corriente política que quiere hacer de todo para que las personas no nazcan». Ello, debido a que el Partido de los Trabajadores (PT) «odia al ser humano», agregando que «para el PT, como lo han dicho algunos de sus ecologistas radicales, lo ideal sería que la especie humano no existiese».

En un artículo publicado el año pasado, en la revista del Instituto de Estudios de las Relaciones Internacionales, señala que el nacionalismo encarnado por Trump ayudará a salvar Occidente. Según el nombrado canciller, esa corriente es parte esencial del mundo occidental y es un contrapunto al globalismo. En un artículo titulado «Trump e o Ocidente», Araújo avanza una postura esotérica en la que habla de los héroes ancestrales, el alma de la nación, la familia y la fe en Cristo. Agrega que el nacionalismo no es una doctrina económica o política, ni un proyecto de expansionismo, sino un pan-nacionalismo y «un ansia por Dios». Con una pregunta retórica, invita a seguir el derrotero de Trump: «Brasil necesita reflexionar y definir si forma parte de este Occidente».

Araújo eleva a Donald Trump a la categoría de héroe, al estatus de ser el único líder capaz de salvar al Occidente cristiano, con una «visión no basada en el capitalismo y la democracia liberal, sino en la recuperación del pasado simbólico, de la historia y la cultura de las naciones occidentales».

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Raúl Sohr

Analista internacional