La batalla de Huawei

En torno al futuro despliegue de la red de 5G, que anticipa una revolución en la forma en que operan las sociedades, Washington concentra sus esfuerzos por impedir ventajas comerciales, políticas y estratégicas de China. Quien lleve la delantera en este campo de la tecnología, tendrá enormes ventajas, pues será el alma del sistema nervioso que controlará la economía de este siglo

Raúl Sohr

02 mayo 2019, 5:31 pm
17 mins

Estados Unidos está embarcado en una ofensiva de gran envergadura: minar el avance de China. En primer lugar, a través de aranceles a productos chinos por más de US$ 200 mil millones. Ahora, Washington exige que los países acaten una nueva línea roja: está vedado comprar equipos de comunicaciones 5G a la empresa Huawei. Durante su reciente visita a Chile, Mike Pompeo, canciller estadounidense, advirtió «No tenemos confianza en esos sistemas. Así que, si ustedes usan sistemas no confiables dentro de su red, forzarán a Estados Unidos a tomar decisiones sobre dónde ponemos nuestra información». Pompeo fue más lejos en la descalificación: «El problema es que cuando China hace negocios en lugares como América Latina, a menudo inyecta capital corrosivo en el torrente sanguíneo económico, dando vida a la corrupción y erosionando el buen gobierno… China y Rusia aparecen en la puerta, pero una vez que entran a la casa, ponen trampas, ignoran las reglas y propagan el desorden». El malestar de Pompeo con Beijín también apuntó contra el respaldo del país asiático al gobierno venezolano: «China está financiando al régimen de Maduro y prolongando la crisis en dicho país…Yo pienso que hay una lección para ser aprendida por todos nosotros: China y otros actúan de manera hipócrita cuando llaman a no intervenir en los asuntos de Venezuela. Su propia intervención financiera ha ayudado a destruir el país».

Lu Kang, vocero del ministerio de Relaciones Exteriores chino, respondió a Pompeo: «Son acusaciones sin base… Estados Unidos ha tratado a América Latina como su patio trasero, donde ha recurrido a presiones, amenazas e incluso a la subversión. La gente sabe distinguir entre lo correcto y lo que es errado. Estoy seguro de que los países latinoamericanos son plenamente capaces de distinguir un verdadero amigo de uno falso, uno que ignora las reglas y provoca caos». Para Xu Bu, embajador chino en Santiago: «El Sr. Pompeo ha perdido la cabeza, ha llegado demasiado lejos». En cuanto a Huawei, que postula a desarrollar una red en el sur del país, puntualizó que la acusación de Pompeo de que «Huawei está bajo el control del Gobierno chino es una mentira maliciosa. (…) No es más que un intento de sofocar el funcionamiento legítimo de las empresas de alta tecnología de China bajo el pretexto de seguridad».

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Raúl Sohr

Analista internacional