- Revista Mensaje - https://www.mensaje.cl -

El coronavirus y nuestras fragilidades

El coronavirus fue identificado por primera vez el 1 de diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei, en la China central, cuando se reportó un grupo de personas con neumonía de causa desconocida, vinculadas principalmente a trabajadores del mercado mayorista de mariscos del sur de China. De ahí se fue extendiendo y la Organización Mundial de la Salud (OMS) la decretó como pandemia global el 11 de marzo de 2020.

Se trata de un virus que se transmite generalmente de una persona a otra por vía de pequeñas gotas (conocidas como microgotas de Flügge) que se emiten al hablar, estornudar, toser o respirar. Se difunde principalmente con el contacto cercano, pero también se puede difundir al tocar una superficie contaminada y luego la propia cara. El período de incubación suele ser de cinco días, pero puede variar de dos a catorce días. Una característica particular de este virus es que el contagio se inicia dos días antes de la aparición de los síntomas. Los más comunes de estos son la fiebre, tos seca y dificultades para respirar, y las complicaciones pueden incluir la neumonía, el síndrome respiratorio agudo o la sepsis. No existe todavía una vacuna o un tratamiento específico y el abordaje principal es la terapia sintomática y de apoyo.​ Las medidas de prevención recomendadas incluyen lavarse las manos, cubrirse la boca al toser, mantener distancia física entre las personas y usar mascarillas, además del autoaislamiento y el seguimiento para las personas que se sospecha están infectadas.

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí [1], o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista [2].