Ascanio Cavallo: Importa el rol de la prensa ante el populismo

El Premio Nacional de Periodismo 2021 alude a algunos de los retos que enfrenta hoy la profesión: superar sus dificultades económicas, ayudar a mejorar la calidad del debate público y afrontar el populismo.

Juan Rauld

10 noviembre 2021, 12:38 pm
18 mins

En más de alguna ocasión Ascanio Cavallo ha sido señalado como “el” narrador de la transición, en buena medida gracias a sus libros La historia oculta del régimen militar (1988), Memorias del cardenal Raúl Silva Henríquez (1991), Los hombres de la transición (1992) y La historia oculta de la transición: Chile 1990-1998 (1999). Más tarde lanzaría El poder de la paradoja. Catorce lecciones políticas de la vida de Patricio Aylwin (2006). Ahora, desde hace cinco años, junto a la periodista Rocío Montes está investigando sobre los años 2000-2010, “la única década en nuestro país gobernada por dos presidentes socialistas consecutivos”, según ha subrayado. En ese periodo se vivieron acontecimientos y se acumularon tensiones que ahora han asomado, y que estarán en un nuevo libro: al igual que los anteriores, una obra de periodismo, también de historia.

En septiembre pasado se le otorgó el Premio Nacional de Periodismo 2021. “Destacamos su producción bibliográfica y documental, y su labor como analista de cine, combinando la densidad intelectual con la práctica del periodismo”, indicó el Ministerio de Educación al hacer el anuncio.

La suya es una trayectoria de cuatro décadas, forjada tras egresar de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile en 1979. Fue director de la revista Hoy y del diario La época. Junto a sus libros, artículos y columnas, y su habitual participación en espacios de análisis político en televisión y radio, ha sido decano universitario, y es miembro de la Academia Chilena de la Lengua desde 2014.

¿Cuál es su diagnóstico del actual estado del periodismo en Chile?

Ha estado muy debilitado en recursos, en alcances y en su concepción. Fue golpeado muy dramáticamente por la irrupción de las redes digitales. Después, por la pandemia. Si nos referimos a sus recursos económicos o a su financiamiento, veremos que los medios profesionales –uso esa distinción: no “tradicionales”, sino que “profesionales”– se han visto en serias dificultades.

OCTUBRE 2019: FALTÓ CALLE

En general, en cuanto a la calidad del trabajo, en su misión de ser cuestionadora, ¿cómo ha visto a la prensa?

También está debilitada en ese ámbito. Eso se vio con mucha claridad el 18 de octubre de 2019 porque la gran parte de la cobertura ese día se hizo con una cámara fija en Plaza Italia. Y eso no es reportear. Hubo muy poca capacidad de que desde la sala de redacción se saliera a la calle, como cuando se sale en los momentos importantes. En general, había poco personal disponible.

Sin embargo, respecto de lo ocurrido ese día y los siguientes, sí ha habido mucha investigación.

No la suficiente. Y hay que reconocer que ha habido más investigación desde las ciencias sociales que desde los periodistas. Un libro como Siete Kabezas debió haber sido escrito por un periodista. Los periodistas debimos haber hecho lo que hizo Iván Poduje: salir a la calle a tomar apuntes. Ese libro me duele en el alma porque me gusta mucho, pero siento que es una pega que alguien nos quitó a los periodistas.

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Juan Rauld

Revista Mensaje