- Revista Mensaje - https://www.mensaje.cl -

La Iglesia y el Gobierno chino

El padre Joseph Shih sj me encuentra a pocos metros del Vaticano, a la entrada de la residencia jesuita de San Pedro Canisio. La Civiltà Cattolica ya ha publicado dos de sus artículos(2), pero nunca lo he conocido. Él tiene 90 años de edad y me da una cálida y sonriente bienvenida. Su rostro lleva las marcas de una vida de muchos momentos, y las huellas que quedan comunican una experiencia de serenidad y paz profunda. Le pregunté sobre él.

“Mis padres tenían cinco niños y cinco niñas. Todos nacieron y crecieron en la región de Shanghai”, me dice. Y prosigue: “Nací en Ningbo, una ciudad portuaria al sur de Shanghai, y pasé mi primera infancia con mi abuela materna en el campo. No recuerdo cuándo llegué a Shanghai. Sé que estudié en Zikawei, una localidad ahora mejor conocida como Xujiahui, en la Escuela St. Louis y luego en St. Ignatius College. Fui a misa todos los días en la iglesia parroquial. Después del ataque a Pearl Harbor, el 7 de diciembre de 1941, los jesuitas canadienses que trabajaban en Xuzhou convergieron en la residencia en Xujiahui. Algunos de ellos acudieron a misa en mi parroquia con regularidad. Cuando terminé de estudiar en el St. Ignatius College en 1941 mi deseo de convertirme en jesuita había madurado. El 30 de agosto de 1944 ingresé en la Compañía de Jesús y fui ordenado sacerdote en Filipinas el 18 de marzo de 1957”.

Le pregunto acerca de su formación, sobre qué etapas pasó y si viajó por el mundo. Me dice que estaba en Roma y luego en Alemania y Austria. Después fue llamado de vuelta a Roma para estudiar y enseñar en la Pontificia Universidad Gregoriana. Para prepararse para la enseñanza, estudió en Harvard durante un año y medio, posteriormente se tomó seis meses viajando por África, observando los efectos de la independencia nacional sobre la Iglesia católica en ese continente.

Más tarde, el entonces Superior General de la Compañía de Jesús, el padre Pedro Arrupe, le aconsejó que fuera a América Latina también para el mismo tipo de estudio. Y así llegó a conocer Brasil y Argentina. En Roma enseñó en la Universidad Gregoriana durante treinta y cinco años, y trabajó durante veinticinco años en la sección china de Radio Vaticano.

“Estaba el padre Michael Chu”, continúa, “quien vendría a celebrar la misa dominical que transmitiríamos para China. El padre Berchmans Chang regularmente enviaba sus artículos sobre teología y espiritualidad. El padre Matteo Chu tenía un buzón que se usaba para discutir los problemas de la Iglesia en China con nuestros oyentes”.

En el año 2007, cuando el jesuita Lim Hwan fue puesto a cargo de la sección china de Radio Vaticano, el padre Shih salió de Roma.

“Desde entonces”, me dice, “paso mi tiempo principalmente en Shanghai. Sé que mi tarea es ser testigo de la Iglesia católica, que es una, donde quiera que esté. En Shanghai o en Roma, es la misma Iglesia: una, santa, católica y apostólica”.

El papa Francisco tiene un espacio particular en su corazón para la vida de la Iglesia en China y el futuro de los católicos chinos. Los acompaña en la oración, y los sigue con amor paternal. ¿Cómo se percibe esta atención especial en China?

De los tres últimos pontífices, el que mejor conozco es san Juan Pablo II: amaba a su país, simpatizaba con el Tercer Mundo y entendía la historia de la Iglesia en China. Durante su pontificado trabajó duro para promover la reconciliación entre la Iglesia en China y el Gobierno chino. Lamentablemente, debido a su papel en el colapso de los gobiernos comunistas en Europa, el gobierno chino no confió en él.

El papa Benedicto XVI escribió una carta a la Iglesia católica en China(3) para trazar un camino ante las dificultades actuales. También compuso una oración a Nuestra Señora de Sheshan, invitando a los católicos de todo el mundo a orar por la Iglesia en ese país. Nosotros, los católicos chinos, estamos muy agradecidos y le respetamos. El papa Francisco es muy querido en China: todo el mundo aprecia su estilo y percibe su amor paternal.

En el plano social y económico, China ha cambiado mucho en los últimos años y ha experimentado un desarrollo rápido e impresionante. ¿Ha cambiado la vida de la Iglesia junto con la de la sociedad? ¿Qué le dice su experiencia?

Sí, la vida de la Iglesia ha cambiado con la sociedad. De hecho, los católicos chinos vivían principalmente en las zonas rurales, pero ahora los jóvenes de las aldeas están buscando trabajo en las ciudades. A menudo sus padres los siguen, para cuidar a sus hijos. Así, las aldeas están siendo abandonadas. Las iglesias pierden a sus feligreses y los antiguos católicos están dispersos. Por otra parte, aun cuando los chinos se han hecho más ricos en los últimos años, no se sienten más felices por ello. De hecho, son más inquietos. Ahora tienen que preocuparse de encontrar un trabajo, comprar una casa, proporcionar una educación para sus niños y asegurarles un vivir digno.

Entre esas muchas preocupaciones, el significado religioso emerge espontáneamente. No debemos sorprendernos por el hecho de que, en los últimos años, el número de seguidores de las diversas religiones en China ha crecido notablemente. La Iglesia católica no es una excepción.

Ahora vivo en Zikawei, que una vez fue un pueblo cristiano, parte de la localidad de Xujiahui. Las familias cristianas solían vivir en torno a la iglesia de San Ignacio, que era la iglesia parroquial. Ahora Xujiahui se ha convertido en un centro comercial de la ciudad de Shanghai. Las antiguas casas han sido demolidas. Aquellos que vivieron allí se han mudado a otra parte.

Ahora los sábados por la noche y los domingos hay siete misas en la iglesia de San Ignacio. Siempre están llenas. Algunos de los viejos feligreses de Xujiahui se reúnen en la primera misa del domingo, mientras que todos los demás son en su mayoría los nuevos fieles que vienen de diferentes partes del país. Entre ellos, muchos jóvenes e intelectuales.

El contexto sociocultural actual en China es notable por su gran variedad de experiencias. Un enfoque simplista sería engañoso e incapaz de dar cuenta de la complejidad china con sus diferentes matices. Tenemos que ir más allá de los prejuicios y las apariencias. En pocas palabras, ¿tenemos que ser pesimistas u optimistas? ¿Cómo vive la comunidad católica en China este momento histórico?

Soy optimista. Sobre todo, porque creo en Dios. Dios es el Señor de la historia humana.

Cualquiera que sea la procedencia de la historia humana, nunca se desvincula del plan salvífico de Dios, dirigido a la gloria de Dios y a la salvación de las almas. Entonces, como usted dijo, hay que ir más allá de prejuicios y apariencias. Si evitamos permanecer en nuestros prejuicios y aprendemos a mirar más allá de las apariencias, descubrimos que los valores fundamentales del socialismo soñado por el Gobierno chino no son incompatibles con el Evangelio en el que creemos. Y si la Iglesia en nuestro país puede vivir una tolerancia recíproca con nuestro Gobierno, podemos vivir y actuar en nuestro país. Así que no soy un pesimista; Soy un optimista.

Tanto en la Iglesia como en la opinión pública internacional se habla mucho del diálogo en curso entre la Santa Sede y la República Popular China. Un sabio observador sabe que los fines de la conversación son esencialmente pastorales, antes de ser políticos, sociales y diplomáticos. Naturalmente, cada encuentro requiere tanto la purificación de la memoria como la voluntad para escribir una nueva página de la historia. ¿Cómo pueden los católicos chinos lograr vivir la reconciliación y promover la comunión en la Iglesia?

En China, el Gobierno solo reconoce cinco religiones. A cada una de ellas impone algunos órganos de control. La Iglesia católica es una de estas cinco religiones, pero no todo el mundo en ella acepta esta situación. Por lo tanto, desde el punto de vista gubernamental, hay dos partes en la Iglesia católica en China. El Gobierno reconoce la parte que acepta sus leyes y no reconoce al que las rechaza. Me refiero aquí a las leyes sobre la actividad religiosa.

Los medios occidentales hablan de la Iglesia oficial o patriótica, y de la Iglesia clandestina, la que no es reconocida por el Gobierno. Los católicos que viven en China son conscientes de estas definiciones, pero saben distinguir entre la política religiosa del Gobierno y su propia fe. Para ellos, en China solo hay una Iglesia: la Iglesia santa, católica y apostólica. En esta Iglesia hay dos comunidades distintas, cada una con sus propios obispos y sacerdotes. A menudo hay disputas entre ellos que no se deben a diferencias en la fe, sino más bien expresiones de un conflicto de intereses religiosos.

Además, después de los reiterados llamamientos del papa Juan Pablo II, las dos partes han empezado a reconciliarse entre sí. La ordenación episcopal del obispo Xing Wenzhi, en 2005, es una prueba elocuente. Ahora, aquellos que se oponen al diálogo entre la Santa Sede y el Gobierno chino están acentuando y exagerando la diferencia entre la “Iglesia oficial” y la “Iglesia clandestina”, y sin escrúpulos la aprovechan para impedir el diálogo en curso. Esto no sirve para la vida y la misión de la Iglesia en China.

En situaciones similares a menudo se dice que necesitamos tener algún “realismo saludable”. ¿Cómo se puede aplicar este principio al caso chino?

El Gobierno chino es comunista. Esto no cambiará por mucho tiempo. Sin embargo, la Iglesia en China tiene que tener algún tipo de relación con él. ¿Qué relación? ¿Una de oposición? Eso sería suicida. ¿De compromiso? No, porque significaría que la Iglesia pierde su propia identidad. Así que la única relación posible es la de la tolerancia recíproca. La tolerancia no es lo mismo que el compromiso. El compromiso permite ofrecer algo al otro, hasta un nivel que el otro encuentra satisfactorio. La tolerancia no da nada, ni requiere que el otro ceda. La tolerancia recíproca entre la Iglesia en China y el Gobierno chino necesita una premisa, que es que la Santa Sede no se oponga al Gobierno chino.

De hecho, si la Santa Sede se opusiera al Gobierno chino, la Iglesia en China se vería obligada a elegir entre los dos y necesariamente elegiría a la Santa Sede. Así la Iglesia sería intolerable a los ojos del Gobierno chino. Podríamos preguntar: pero ¿si la Santa Sede no se oponía al Gobierno chino, este último toleraría a la Iglesia en China? Solo podemos decir que la Iglesia católica en China existe y funciona. Esto significa que la tolerancia ya se experimenta de alguna forma.

A la luz de este “realismo sano”, ¿cómo podemos interpretar el problemático caso humano y eclesial de Thaddeus Ma Daqin, obispo auxiliar de Shanghai?

Thaddeus Ma Daqin fue ordenado obispo el 7 de julio de 2012. En ese momento fue un obispo aceptado por ambas partes: por la Santa Sede y por el Gobierno chino. Sin embargo, debido a la declaración por la que dejó la Asociación Patriótica, se vio obligado a retirarse a Sheshan y no pudo ejercer su ministerio episcopal.

En junio del año pasado publicó en su sitio web un artículo en el que afirmaba que había sido un error abandonar la Asociación Patriótica. Más recientemente, el 6 de abril último, Día de Pascua, fue a la provincia de Fujian y celebró públicamente con Zhan Silu, un obispo “ilegítimo”. Es por eso que los medios de comunicación occidentales hablaron de un cambio de dirección, de “traición”.

Conozco muy bien al obispo Ma Daqin. No ha cambiado de dirección ni se ha rendido. Pienso más bien que ha “despertado”. Mucha gente dice que ama a China, pero tiene una idea abstracta del país. A ellos les encanta la China de Confucio o de Chiang Kai-shek. Para el obispo Thaddeus Ma Daqin, amar a China significa amar a la China real, China de hoy, China gobernada por el Partido Comunista. Así que ya no cree que la Iglesia tiene que oponerse necesariamente al gobierno chino. Más bien ha comprendido que para existir y jugar un papel en la China de hoy, la Iglesia debe por lo menos hacerse tolerable a los ojos del Gobierno. Thaddeus Ma Daqin es un obispo chino con un realismo saludable. El hecho de que fue a Mindong y concelebró con el “ilegítimo” obispo Zhan Silu fue, de hecho, un esfuerzo para conciliar con el Gobierno chino.

Thaddeus Ma Daqin es un obispo chino que vive en China. Incluso si está actualmente bajo arresto domiciliario, está tratando de comprometerse positivamente con su Gobierno. Espero que la Santa Sede lo sostenga y le permita seguir intentando. Durante su pontificado, Juan Pablo II insistió mucho en la reconciliación entre la Iglesia en China y el Gobierno chino. Ahora el obispo Ma Daqin está tratando de hacer que suceda. ¡Que San Juan Pablo II lo bendiga desde el cielo!

Ha habido muchos obispos, sacerdotes y laicos en las últimas décadas que han sufrido a través del testimonio de su fe y su amor por la Iglesia. ¿Qué enseña su fidelidad a la Iglesia hoy y a las nuevas generaciones?

Su pregunta me trae a la mente una homilía que di para el 12º Domingo del Tiempo Ordinario. Ese día leemos del Evangelio de Mateo(4). Dije en ella: “Las palabras que escuchaste son dichas por Jesús a sus discípulos. Al oírlos, podríamos tener la impresión de que Jesús era muy severo, incluso demasiado duro. De hecho, dijo que no tenemos que temer a los que pueden matar nuestro cuerpo, pero no nuestra alma; debemos temer, en cambio, a quien envía nuestro cuerpo y nuestra alma al infierno. Tenemos que saber que Jesús, que quiere salvarnos, no puede salvar a aquellos que no tienen el coraje de confesar su propia fe. Por otro lado, Jesús nos aseguró que no tenemos necesidad de temer. Porque Dios, que cuida de los dos gorriones o de un cabello en nuestras cabezas, también se ocupa de nosotros”.

Los numerosos obispos, sacerdotes y laicos que han sufrido para testimoniar su fe y su amor a la Iglesia han comprendido y seguido esta enseñanza de Jesús. Ahora, con su ejemplo personal, nos lo transmiten también a las nuevas generaciones. Además, “la sangre de los mártires es la simiente de los nuevos cristianos”(5).

Gracias a sus méritos, hoy los católicos en China tenemos un razonable estado de paz y el número de asistentes a la misa en nuestras parroquias ha crecido. Estamos agradecidos por esto.

¿Cuáles son sus esperanzas personales para el futuro camino de los católicos chinos?

Mi esperanza es que no nos volvamos como la gente que vive fuera de China. Estamos preocupados por los católicos en China de una manera que es incongruente y que daña a la Iglesia. Mi esperanza es que los católicos en China no se vean obligados a ir a otro lugar, convirtiéndose en invitados o refugiados. Espero que nosotros, los católicos chinos, podamos vivir una vida auténticamente cristiana en nuestro país. Actualmente hay un diálogo en marcha entre la Santa Sede y el Gobierno chino: espero que la Santa Sede no desafíe al Gobierno chino con ideales demasiado altos e irrealistas que nos obliguen a elegir entre la Iglesia y el Gobierno chino. MSJ

(1) La Civilta Cattolica, 4015, 7 de octubre 2017.
(2) Ver J. Shih sj, “El método misional de Matteo Ricci”, La Civilta Cattolica 1983, pp. 141-150; “La Iglesia Católica en China. Un testimonio”, ibid. 2016, pp. 369-374.
(3) Benedict XVI, “Carta a los obispos, sacerdotes personas consagradas y laicos creyentes de la Iglesia católica en la República Popular de China”, Roma, mayo 27, 2007. Ver “Nota explicativa sobre la carta de Benedicto XVI a los católicos chinos” en La Civilta Cattolica, 2007, III, p. 107.
(4) Específicamente, Mt 10, 26-33.
(5) Cf. Tertullian, Apologeticus, Chapter 50.