- Revista Mensaje - https://www.mensaje.cl -

Más de 150 millones de jóvenes en el mundo no saben leer ni escribir

Desde Misiones Salesianas se apoya a los jóvenes para que contribuyan a la transformación social, a la justicia, a la igualdad y para que sean agentes de paz.

Samir tiene 19 años y vive en Alepo. La guerra que sufre Siria desde hace casi seis años y medio ha truncado sus sueños de terminar el colegio e ir a la universidad. Quiere ser ingeniero, pero de momento es monitor de niños en el centro Don Bosco de Alepo y aprende un oficio.

Jhonny tiene 20 años y es de Bolivia. Vivió siempre en un pueblo sin escuela y los Salesianos le enseñan ahora en un centro agrario a aprovechar mejor los recursos de la tierra.

Adama tiene 21 años y es de Sierra Leona. La pobreza en su familia la obligó a mendigar, primero, y a prostituirse, después. Gracias a los Salesianos aprendió a cocinar y ahora tiene un negocio propio de comida a domicilio y es el principal sustento de toda su familia.

Como ellos, cientos de miles de jóvenes se sobreponen a las adversidades de la guerra, de la pobreza y de las injusticias para soñar con un futuro mejor. Gracias a la educación que ofrecen los Salesianos o al aprendizaje de un oficio muchos jóvenes en el mundo tienen hoy más y mejores oportunidades personales y profesionales.

El sábado 12 de agosto se conmemoró el Día Internacional de la Juventud, que este año pone el enfoque en la capacidad de los jóvenes para participar en la configuración de una paz verdadera y duradera, trabajando en la prevención y transformación de los conflictos, en la inclusión y en la justicia social para lograrla.

El 87% de los jóvenes del mundo vive en países desarrollados, pero hay más de 150 millones que no saben leer ni escribir. También los jóvenes son los más afectados por los cambios en la sociedad, por el desempleo, las guerras, el acceso limitado a la educación, a la salud y a la vivienda.

Desde Misiones Salesianas se insta a los organismos internacionales y a los gobiernos a que inviertan en educación, por ser esta la mejor herramienta para lograr el cambio y el desarrollo individual y comunitario, por significar la mejor riqueza para el futuro y por contribuir al conocimiento de los derechos y deberes, y al aprendizaje de valores como la justicia, la igualdad y la solidaridad.

En Misiones Salesianas se apoya a los jóvenes del mundo con centros de alfabetización, de educación secundaria, de formación técnica, de enseñanza superior, escuelas agrarias, talleres de oficios y universidades en más de 130 países de los cinco continentes.

Se confía en ellos porque son el futuro y la esperanza de un mundo mejor y más justo, y se les ofrecen alternativas en la educación y en la formación profesional para que la exclusión y la marginación dejen de formar parte de sus vidas.

________________________
Fuente: www.periodistadigital.com/religion [1]