«No hay palabras que puedan expresar el dolor de mi corazón roto»

Un poema de una refugiada afgana.

Servicio Jesuita a Refugiados

05 noviembre, 2021, 1:18 pm
3 mins

La población de Afganistán se enfrenta a una nueva ola de emergencia y sufrimiento después de que las fuerzas talibanes tomaron el control del país en agosto de 2021. Muchos afganos se vieron obligados a tomar decisiones drásticas para buscar seguridad y proteger a sus familias.

En este poema, una joven refugiada comparte las alegrías de su pasado, las penas de su presente y la incertidumbre de su futuro: un testimonio del sufrimiento y la resistencia de todas las mujeres de Afganistán.

Deseo volver al pasado,

A las noches en las que podía dormir tranquilamente.

A los días en los que podía salir sin ningún miedo y disfrutar de mi vida.

A los días en los que me despertaba y acudía al armario, ¿qué vestido me voy a poner hoy para ir al trabajo?

A los días en los que el último día del mes, iba al banco, cogía el dinero que me había costado ganar, iba al mercado y compraba lo que quería.

A los días en los que me sentía orgullosa de ser mujer, cuando caminaba por toda mi ciudad sin ninguna restricción por ser mujer.

A los días en los que salía de casa, veía mi bandera tricolor por toda la ciudad y me sentía bien al verla.

A los días en los que vivía con pasión y esperanza hacia el futuro.

Deseo que el día luminoso llegue mañana después de la noche oscura, como antes, pero esta noche oscura lleva un mes y aún no termina. Dios mío, y no estoy blasfemando, pero Tú nos debes un mundo de felicidad.

Tal vez todo el mundo esté pensando en avanzar hacia el futuro, pero yo quisiera poder volver al pasado.

En este momento quiero dar las gracias a algunas personas por mostrar humanidad, pero también tengo muchas quejas por…

No hay palabras que puedan expresar el dolor de mi corazón roto.

Mientras la situación en Afganistán sigue evolucionando, el JRS mantiene su compromiso de acompañar a los más vulnerables. Nuestros corazones y oraciones están con el pueblo de Afganistán ante un futuro tan incierto.

_________________________
Fuente: https://jrs.net/es

El Servicio Jesuita a Refugiados es una organización católica internacional que trabaja en más de 50 países, con la misión de acompañar, servir y defender los derechos de los refugiados y desplazados forzosos.

PREVIOUS ARTICLE

La máscara cae

NEXT ARTICLE

Los incoherentes