- Revista Mensaje - https://www.mensaje.cl -

Pablo VI podría ser canonizado en el 50º aniversario de “Humanae vitae”

Los cardenales acaban de dar su opinión favorable para el reconocimiento de un milagro debido a la intercesión de Pablo VI. La curación se publicó el 28 de diciembre.

La decisión de promulgar el decreto ad hoc de la Congregación para las Causas de los Santos y la Canonización pertenece al Papa Francisco, que se compromete con su magisterio a una canonización. Pueden pasar al menos quince días entre el voto de los cardenales y la aprobación papal.

Si el Papa da luz verde, el beato Pablo VI podría ser canonizado en el año del 50º aniversario de su Encíclica sobre la vida humana, Humanae Vitae, del 25 de julio de 1968, tal vez durante el Sínodo de los jóvenes, 3-28 de octubre de 2018.

El Papa Francisco beatificó a Pablo VI (1897-1978) el 19 de octubre de 2014, al final del primer Sínodo de obispos sobre la familia.

CURACIÓN MILAGROSA

El beato Pablo VI ha obtenido una “curación inexplicable, de acuerdo con el estado actual de la ciencia”. Esto fue declarado por la diócesis de Brescia (Italia), en La voce del Popolo, el 22 de diciembre de 2017: “Será el año de Pablo VI santo”, y “Pablo VI santo: una hermosa noticia”.

El 13 de diciembre, los teólogos de la Congregación para las Causas de los Santos aprobaron el reconocimiento del “milagro”, mientras que la comisión médica ya había emitido una opinión favorable. Los cardenales tuvieron que pronunciarse. Eso ya está hecho. Todo lo que queda es la decisión del Papa Francisco.

La curación, que se produjo en 2014, se refiere a una niña de la región de Verona (Italia), Amanda, quien antes de su nacimiento sobrevivió a un riesgo comprobado de aborto.

Su madre, Vanna Pironato, de 35 años, ya era madre de un niño de 5 años, estaba en su 13ª semana de embarazo cuando tuvo que ser hospitalizada por el riesgo de aborto luego de la ruptura prematura de la placenta. La situación no mejoró, los médicos pensaban en un “aborto terapéutico”. Vanna y su esposo, Alberto, decidieron continuar con el embarazo.

Un amigo les sugirió que confiaran al niño a la oración de Pablo VI, que sería beatificado precisamente después de un milagro que salvó la vida de un feto. La pareja decidió ir en peregrinación al Santuario de las Gracias para orar al Papa Montini, quien amaba este santuario y celebró allí su primera misa. Invocaron su oración todos los días. La madre continuó los controles médicos regulares, las terapias, pero la pérdida del líquido amniótico continuó.

El 25 de diciembre de 2014, alrededor de las 4 am, Vanna Pironato fue hospitalizada con signos de un parto inminente. Unas dos horas más tarde, dio a luz a su pequeña hija, en la semana 26 del embarazo. El bebé prematuro estuvo dos días en cuidados intensivos y cuatro meses después abandonó el hospital con buena salud.

BEATIFICACIÓN

Para la beatificación, el milagro fue la inexplicable curación de un niño en el seno de su madre en California, 18 años antes. El niño corría riesgo de muerte o de malformaciones graves, lo que llevó a los médicos a aconsejar el aborto.

Pero, rezando al Papa Pablo VI, la joven madre había decidido llevar a cabo su embarazo. Esperó hasta que su hijo tuviera 15 años para hablar sobre el milagro. Un milagro que recuerda el compromiso de Pablo VI con la vida.

“FUERZA ESPIRITUAL” PARA FRANCISCO

En una reunión con miembros de la Diócesis de Brescia, el 22 de junio de 2013, Francisco rindió homenaje al “gran Papa” Pablo VI, que vivió de manera “apasionada” el amor de Cristo, el amor de la Iglesia y el amor del hombre.

El Papa Bergoglio confesó que los discursos de Pablo VI eran para él “una fuerza espiritual”. “Me han hecho mucho bien en mi vida… vuelvo a ello todo el tiempo, porque me hace sentir bien escuchar estas palabras de Pablo VI hoy”.

Fue varias veces a visitarlo en su tumba, en las “grutas vaticanas”, bajo la Basílica de San Pedro.

El Papa Benedicto XVI aprobó el decreto, reconociendo que Pablo VI había vivido las virtudes cristianas y humanas de una manera “heroica”, el 20 de diciembre de 2012.

* Traducción de Rosa Die Alcolea.

_________________________
Fuente: https://es.zenit.org [1]