¿Qué debemos hacer cuando encontramos a un mendigo?

El Santo Padre responde a la revista “Scarp de tenis”. “Hay que hablar con la gente con gran humanidad, no como si tuvieran que pagarnos una deuda y no tratarlos como si fueran pobres perros”.

Sergio Mora

01 marzo, 2017, 6:12 pm
3 mins

“La primera cosa que se hace cuando uno encuentra a un mendigo es saludarlo, ‘buenos días, ¿cómo estás?’, porque quien vive por la calle entiende inmediatamente cuando hay un interés real por parte de la otra persona o cuando no hay”.

El Papa Francisco le responde a Scarp de tenis, una revista de calle apoyada por la diócesis de Milán, una serie de preguntas. Así, en el número que ha salido el último día de febrero explica que “se puede ver a una persona sin hogar y mirarla como una persona, o como un perro. Y ellos se dan cuenta de esta forma diferente de mirar”, explica el Santo Padre.

Y narró un hecho real: “En el Vaticano es famosa la historia de una persona sin hogar, de origen polaco, que solía estar en la Piazza Risorgimento en Roma. No hablaba  con nadie, ni siquiera con los voluntarios de Caritas que por la noche le llevaban una comida caliente. Solo después de mucho tiempo consiguieron que les contase su historia: “Soy un sacerdote, conozco muy bien a vuestro Papa, estudiamos juntos en el seminario”.

La voz llegó a San Juan Pablo II, que oyó el nombre y confirmó que había estado con él en el seminario y quiso encontrarlo. Se abrazaron después de cuarenta años, y al final de la audiencia, el Papa le pidió que lo confesara al sacerdote que había sido su compañero. “Pero ahora te toca a ti”, dijo el Papa. Y su compañero de seminario fue confesado por el Papa.

Gracias al gesto de un voluntario, de una comida caliente, de unas palabras de consuelo, de una mirada bondadosa, esta persona pudo recuperarse y hacer una vida normal que lo llevó a ser capellán de un hospital.

El Papa lo había ayudado, por supuesto, esto es un milagro, pero también es un ejemplo para decir que las personas sin hogar tienen una gran dignidad.

Francisco contó también que en el arzobispado de Buenos Aires, en una reja entre un portal y la acera, “vivían una familia y una pareja. Los encontraba cada mañana cuando salía. Los saludaba e intercambiaba unas palabras con ellos. Nunca pensé en echarles”.

Añadió que alguien le dijo: “Ensucian la Curia”. El Santo Padre en la entrevista aseguró: “Pero la suciedad está dentro. Yo creo que hay que hablar con la gente con gran humanidad, no como si tuvieran que pagarnos una deuda y no tratarlos como si fueran pobres perros”.

Leer también ¿Hay que dar limosna a quien pide por la calle? Francisco responde.

______________________
Fuente: https://es.zenit.org

Buenos Aires, Argentina. Estudios de periodismo en el Istituto Superiore di Comunicazione de Roma y examen superior de italiano para extranjeros en el Instituto Dante Alighieri de Roma. Periodista profesional de la Associazione Stampa Estera en Italia, y publicista de la Orden de periodistas de Italia. Fue corresponsal adjunto del diario español El País, de 2000 a 2004; colaborador de los programas en español de la BBC y de Radio Vaticano. Fue director del mensual Expreso Latino, realizó 41 programas en Sky con Babel TV. Actualmente, además de ser redactor de Zenit, colabora con diversos medios latinoamericanos.

Leave a Reply

  • (not be published)