Tentación de fuga mundi

Por Jorge Costadoat sj
Adentro de nosotros mismos, cuando no hay nadie, en realidad no hay nada. Solo olor a opio quemado. Humo y algunos virus en vías de extinción.