Gaudete et exsultate: El fin de una era

Por Gustavo Irrazábal
Todos estamos llamados a la santidad, aunque cada uno a su manera, sea consagrado o laico, no solo en lo extraordinario sino en lo ordinario de la propia existencia, bajo el impulso de la gracia divina.

Gaudete et Exsultate. Sobre el llamado a la santidad en el mundo actual

Por Servicio Jesuita a Refugiados
El Papa Francisco responde a sus críticos, y a las voces catastrofistas, diciendo que el llamado a acoger al extraño “no es una noción inventada por algún Papa, o una moda pasajera”. Acoger a refugiados e inmigrantes es acoger a Cristo mismo; apartarse del extraño es apartarse del llamamiento a la santidad.