La gratitud es fruto de reconocer al otro

Por Miguel Espeche
La virtud de agradecer es fruto de reconocernos en un vínculo y no entender el mundo como una extensión de nosotros mismos. Es un saludable registro de que no somos dueños del mundo y sus leyes, más allá de lo mucho que podamos conocer de ellas.