Dostoievsky o la ternura de un profeta

Por Fernando Horacio Gadea
Pienso que el mundo de Dostoievsky (¿o todo el mundo?) se puede dividir entre los que comprenden esa ternura, que siente asco por la “justa” pena de muerte, y los que no.