Tocar su manto

Por Alfredo Infante sj
Imagina que estás en medio de la muchedumbre y tocas a Jesús. ¿Para qué lo quieres tocar? ¿Qué quieres sanar? ¿De qué deseas liberarte?