El Evangelio que anunciamos las mujeres. «¡Necesitamos profetas y profetizas!»

Una Iglesia que ignora la dimensión profética de Jesús y de sus seguidores, corre el riesgo de quedarse sin profetas.


Los pobres no son malditos



logo

Suscríbete a Revista Mensaje y accede a todos nuestros contenidos

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0