La risa del Joker

Por Luis Delgado sj
Es ridículo negarse el derecho a tener un mal día, porque también esos días son fecundos. Cuando la diferencia entre ánimo y fecundidad es tal, que tomar conciencia de ello no invita sino a acogerlo como el mejor regalo recibido.