Sueños

Por Monseñor Enrique Díaz Díaz
Mirar el futuro con los ojos de Dios y saber que, con su fuerza y con nuestro empeño, todo será posible. II Domingo de Adviento.

Dar voz al Dios arrinconado

Por Sergio Gadea sj
La indiferencia o la hostilidad de un entorno no tiene por qué implicar autolimitarnos el deseo de compartir la Buena Noticia.