Esperando al Papa Francisco

Por Revista Mensaje
Si los creyentes no tomamos en serio los gestos y acciones del Papa para transformarlos en una elocuencia real de nuestra vida, aparece con fuerza la sensación de incoherencia. Tal vez la mejor bienvenida sea tener el valor de ponernos en salida hacia las nuevas periferias para que, como Jesús, seamos capaces de itinerar hacia las periferias existenciales a fin de rendirlas más humanas.