Soledad del Villar: «Nuestro papel es abrir espacios para debates incómodos»

Por María Ester Roblero
Esta joven teóloga explica que recién después del Concilio Vaticano II las mujeres pudieron estudiar Teología en igualdad de condiciones que los hombres, y a partir de ese momento, recién en los años sesenta, las mujeres pudieron asumir su propia voz y hablar de Dios y de la tradición desde una perspectiva femenina, releyendo los textos bíblicos con ojos críticos.