5 vocablos más usados por el Papa Francisco que debes conocer

El Papa Francisco tiene su propio lenguaje. Giros de palabras, términos inventados, incluso le da otro sentido a algunas palabras ya existentes, pero hay cinco de ellos que utiliza desde el comienzo de su Pontificado y que debes conocer.

Mireia Bonilla

13 mayo, 2020, 1:40 pm
8 mins

El Papa Francisco tiene un pequeño diccionario para dirigirse a los fieles de manera directa y sin rodeos. Son los popularmente conocidos “bergoglismos” que hacen alusión a su apellido: “Bergoglio”. Francisco, incluso desde antes de ser elegido Sumo Pontífice, ya hacía uso de estos vocablos en Argentina para evangelizar a la población, aunque si bien estos vocablos seguramente son bien entendidos en su país natal, incluso en muchos otros de América Latina, fueron completamente una novedad para el resto del mundo y provocaron alguno que otro dolor de cabeza a los traductores que intentan descifrar sus discursos, pues sin importarle los cánones que hace la Real Academia Española para el uso del español, Francisco en ocasiones va incluso más allá y crea sus propias palabras para hacerse entender mejor.

A continuación, una lista de los “bergoglismos” más usados por el Santo Padre Francisco:

BALCONEAR

Es un término argentino, concretamente criollo, que significa: atisbar, observar, mirar o contemplar el paso de la gente desde una ventana, balcón o terraza. El Papa Francisco ha reinventado este verbo para explicarnos cuál debe ser nuestra actitud si queremos seguir el camino de Jesús. Se lo dice especialmente a los jóvenes, tal y como les dijo en la JMJ de Brasil en 2013: “Por favor, no balconeen la vida, métanse en ella. Jesús no se quedó en el balcón, se metió; no balconeen la vida, métanse en ella como hizo Jesús”. El Papa Francisco quiere explicar con esto que el cristiano no es un espectador, que observa desde el balcón lo que sucede a nuestro alrededor, sino más bien todo lo contrario, el cristiano es el protagonista de su vida y debe dar testimonio.

PRIMEREAR

La primera vez que usó esta palabra fue en su primera exhortación apostólica Evangelium gaudium (La alegría del Evangelio) durante su primer año de Pontificado. El Papa Francisco introdujo el verbo “primerear” bajo el significado de “tomar la iniciativa”, “adelantarse”, en la tarea evangelizadora y de apostolado que a todos nos toca desempeñar. Además, es curioso saber que es un verbo que se usa mucho en Argentina en el lenguaje futbolístico.

“La Iglesia en salida es la comunidad de discípulos misioneros que primerean, que se involucran, que acompañan, que fructifican y festejan. «Primerear»: sepan disculpar este neologismo. La comunidad evangelizadora experimenta que el Señor tomó la iniciativa, la ha primereado en el amor (cf. 1 Jn 4,10); y, por eso, ella sabe adelantarse, tomar la iniciativa sin miedo, salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los caminos para invitar a los excluidos. […] ¡Atrevámonos un poco más a primerear!”.

En el Domingo de Resurrección del año 2016, volvió a usar este término. En este caso sugirió que, como María, debíamos aprender a “primerear”, es decir, ser los primeros en experimentar la Gracia del Resucitado.

MISERICORDIAR

El Papa Francisco se permitió inventar este verbo tras darse cuenta de las dificultades que presentaba la traducción del lema de su escudo para su pontificado: “Miserando atque eligendo”. El gerundio latino miserando es intraducible en italiano y en español. Es por eso que al Papa se le ocurrió traducirlo con otro gerundio que no existe: “Misericordiando”. Desde ese momento, lo emplea a menudo durante sus homilías y discursos. Ejemplo de ello es cuando en 2019, durante su Visita Pastoral a la diócesis italiana de Albano, en la Provincia del Lacio, invitó a “dejarse misericordiar por Dios”, es decir, dejar que el Señor tenga compasión por nosotros ante nuestros pecados y nuestras desobediencias.

CARIÑOTERAPIA

La palabra “cariñoterapia” fue una expresión que el Papa Francisco utilizó por primer vez durante su Viaje Apostólico Internacional a México en febrero de 2016, en su visita a niños enfermos de cáncer en el Hospital infantil Federico Gómez. Francisco utilizó este término para explicar que no es suficiente únicamente el suministro de medicamentos a quienes los necesitan, sino también darles muestras de cariño, con el objeto de optimizar su tratamiento: “A todas las personas que no solo con medicamentos sino con «la cariñoterapia» ayudan a que este tiempo sea vivido con mayor alegría. Tan importante «la cariñoterapia». ¡Tan importante! A veces una caricia ayuda tanto a recuperarse”.

Desde entonces, ha usado en varias ocasiones este término, especialmente durante sus homilías en Casa Santa Marta.

CULTURA DEL DESCARTE

El Papa Francisco recalca constantemente el valor que se le debe dar a la vida humana, pide un trato cuidadoso con los enfermos terminales y nos habla siempre de la importancia de acompañar y cuidar a las personas que sufren. También nos pide que no descartemos al enfermo, al pobre, al que debemos cuidar y a los ancianos. Con todo ello nos pide que luchemos y nunca practiquemos la llamada “Cultura del Descarte”, es decir, no descartar, o lo que es lo mismo, no marginar a estos nuestros hermanos.

Con este término —que ha usado centenas de veces— Francisco nos quiere poner la triste realidad de frente, en la que en la actualidad un gran porcentaje de la población se ve excluida y marginada: sin trabajo, sin futuro, sin salida. Se considera al ser humano como un bien de consumo, que se puede usar y luego tirar. Es por eso que el Papa Francisco nos recuerda que todos somos Hijos de Dios, todos tenemos los mismos derechos y todos somos igualmente validos, independientemente de la etapa de nuestra vida en la que nos encontremos y en el estado social al que pertenezcamos. Debemos ayudar al que sufre, no ignorarlo ni descartarlo.

_________________________
Fuente: www.vaticannews.va

Escribe para Vatican News.