Las religiones y el cuidado de la tierra

Sr. Director:

De acuerdo a datos de la encuesta Bicentenario (2023), el 62% de los chilenos declara su adhesión a la Iglesia católica o a alguna Iglesia o comunidad protestante. Se trata de una afirmación de pertenencia que —como la misma encuesta muestra— se traduce en prácticas cotidianas concretas (por ejemplo, asistencia a iglesias y templos). Si bien este porcentaje se encuentra tendencialmente a la baja, el hecho de que dos de cada tres chilenos declaren adherir a una religión institucionalizada es un dato importante a tener en cuenta a la hora de pensar en modos prácticos de afrontar la actual crisis climática que vive el planeta.

Las religiones son una fuente fundamental de inspiración para la incorporación de hábitos en consonancia con su visión de mundo. En esta línea, desde hace décadas, diversas iglesias y filosofías se han sumado a la causa ambiental. En el caso católico o protestante, esto ocurre más explícitamente desde fines de los ochenta. Este fenómeno se constató claramente en la última COP28, en la que, por primera vez en su historia, junto a los pabellones nacionales que acompañaron las negociaciones de las partes, se encontraba un «Pabellón de la Fe», en el que al menos diez tradiciones religiosas del mundo entero encontraron un punto excepcional de reunión para abogar por la urgencia de la transformación de nuestras prácticas de vida.

Ese consenso es fuente de mayor interés a la hora de tomar conciencia de que se trata de un tema en el que ciertamente la religión no tiene ni la primacía ni el monopolio: en este tema se pueden construir puentes de diálogo y trabajo colaborativo con agrupaciones no religiosas de la sociedad civil, que comparten la preocupación medioambiental y que han sido las líderes apalancando estos procesos de cambio. A diferencia de países como Estados Unidos, donde la discusión sobre el cambio climático está fuertemente polarizada a nivel político, en Chile parece existir un consenso transversal de que el país debe movilizarse a tranco cada vez más apresurado hacia políticas y acciones de mitigación y adaptación que hagan suya la preocupación por el medioambiente y el cambio climático. Si bien la intensidad y el tipo de prácticas varía según el espectro político, existe acuerdo en que la catástrofe medioambiental no puede soslayarse.

Si bien en Chile existen agrupaciones ecuménicas e interreligiosas que bregan por el cuidado del medioambiente —por ejemplo, la Alianza Interreligiosa y Espiritual por el Clima—, aún hay espacio para dar mayor vitalidad y energía a este tema que, como sabemos, afecta particularmente a la población más vulnerable y con menores recursos económicos, que siempre ha sido una preocupación primordial e histórica para las iglesias. No se puede descansar solo en la tecnología o en la implementación de políticas para enfrentar esta crisis. Es necesario también revisar nuestros modos y prácticas de vida, así como el sistema social, político y económico que las estimula, si queremos conseguir una relación más equilibrada con nuestros entornos naturales.

Además de incentivar prácticas acordes con sus visiones de mundo, las religiones ofrecen ventajas a la hora de fomentar una respuesta fuerte ante la crisis. Por ejemplo, los líderes religiosos tienen la capacidad de interpelar a grandes audiencias. Baste pensar el impacto mundial que ha tenido la encíclica Laudato Si’ (2015) del papa Francisco sobre el cuidado de la casa común, valorada incluso en ambientes científicos no religiosos. A lo anterior se suma la disposición de plataformas para promover el cambio (colegios, organizaciones sociales, universidades, etc.) y la capacidad de establecer redes y vínculos fuertes y de gran alcance.

En Chile se recuerdan iniciativas como la Carta Pastoral del Agua (2008) del vicario apostólico de Aisén, Luis Infanti, o el llamado a la creación de un sueldo ético (2007) propuesto por el entonces presidente de la Conferencia Episcopal, Alejandro Goic. Estos han sido ejemplos en que actores eclesiales se han hecho partícipes del debate civil, impactando en la sociedad nacional. Hoy se puede continuar la senda para que, desde las bases de la población cristiana, y no necesariamente desde sus cúpulas, se estimulen acciones que busquen relevar la urgencia de la transformación socioambiental.

En el mundo entero, de acuerdo con estimaciones del Religious Futures Project (2022) del Pew Research Center, solo el 13% de la población mundial no tendrá religión el 2050, versus un 87% que sí la tendrían. Se trata de una cifra muy relevante para contribuir al cambio social con miras a estilos de vida más sustentables. Urge establecer sinergias entre las religiones con miras a un planeta más saludable para las nuevas generaciones de seres vivos, que lo habitarán en el futuro.

Cristóbal Emilfork S.J.



SEGUIR LEYENDO >>

Isapres: Inercia que fractura la sociedad

Sr. Director Felicito a Mensaje por el artículo del Dr. Fernando Vio, «Isapres: un debate inconducente y confuso», cuya lectura es indispensable para comprender la crisis de la salud privada en Chile. Es un análisis pormenorizado de las diversas aristas del tema de las isapres, instituciones privadas con fines de lucro, y de la incapacidad[…]



SEGUIR LEYENDO >>

Por una cultura del cuidado

Sr. Director: Hemos vivido días duros. El suicidio de la estudiante universitaria Catalina Cayazaya nos duele mucho. Y su caso nos hace reflexionar sobre la compleja realidad del abuso en las áreas de la salud, estudiantil, profesional, sexual, espiritual, emocional y una larga lista de etcéteras. El abuso —o, más bien, su posibilidad— forma parte[…]



SEGUIR LEYENDO >>

Deporte, valores y desarrollo

Sr. Director: Nuestro país invirtió 770 millones de dólares en la preparación y en la infraestructura de los Juegos Panamericanos 2023, levantando recintos deportivos y adquiriendo tecnología de primer nivel para la competición y práctica deportiva en diversas disciplinas. Hubo 41 países en competencia y se consideró ese certamen como el más importante realizado en[…]



SEGUIR LEYENDO >>

Visceralidad

Sr. Director: Ante la reciente polémica por el «anticomunismo visceral», hay quienes han salido a defender como legítima la visceralidad contra el comunismo. Compartiendo la aversión contra los autoritarismos y totalitarismos, con sus consecuentes abusos y violaciones a los derechos humanos, valga explicitar la victimización de la racionalidad ante tal derroche de visceralidad. Caben sólidas[…]



SEGUIR LEYENDO >>

Participación en la Iglesia

Sr. Director: Da esperanzas que existan movimientos en la Iglesia que promuevan una mayor participación y que a nivel de varias parroquias se estén manteniendo espacios de encuentro para actuar en línea con la solidaridad y diálogo con el prójimo, a lo que nos invita el Papa. Al iniciarse el segundo año del proceso de[…]



SEGUIR LEYENDO >>

Brecha de género y educación

Sr. Director: Se ha señalado que los resultados de la prueba Simce del año 2023 reflejarían que se ha recuperado el nivel del sistema escolar de años anteriores. Sin embargo, hay datos que nos deben alertar en relación a cómo la brecha de género se ha acentuado en cuestiones como el desempeño en matemática, pues[…]



SEGUIR LEYENDO >>

Esperanzas de un renovado camino de gestos

Sr. Director: La centralidad del Sínodo en el momento actual de la Iglesia nos plantea una serie de desafíos en orden a la participación, a la corresponsabilidad y al protagonismo de todo el pueblo de Dios. El Sínodo no es solamente un evento eclesial, sino que tiene que ver con la fisionomía propia de la[…]



SEGUIR LEYENDO >>

Política en Europa: Advertencias para Chile

Sr. Director: Las próximas elecciones de la Unión Europea, programadas para los días 6 y 9 de junio, son cruciales para la democracia del continente, ya que se elige a los diputados que tomarán decisiones y votarán textos en el Parlamento Europeo. Sin embargo, a medida que se acercan estas elecciones, se evidencia una tendencia[…]



SEGUIR LEYENDO >>

Autoridades y narcocultura

Sr. Director: Escribo estas líneas en momentos en que hay una controversia acerca de la posible presentación del cantante mexicano «Peso Pluma» en el Festival de Viña del Mar, cuestión que ha sido controvertida porque en su repertorio hay temas vinculados con la narcocultura. Creo oportuno recordar que es fundamental que las autoridades sean permanentemente[…]



SEGUIR LEYENDO >>

logo

Suscríbete a Revista Mensaje y accede a todos nuestros contenidos

Shopping cart0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0