Aprender a discernir la agónica magia de las estrellas

Las estrellas siempre han sido figuras celestiales que invitan a buscar, discernir e interpretar los acontecimientos cósmicos y terrestres.

Quisiera proponer en esta columna algunas reflexiones en torno al aprender a discernir la agónica magia de las estrellas.

Escribe el poeta Jenaro Talens:

“Ya no se trata de quemar las naves/ ni de querer armonizar mi silencio y el tuyo/ son dos silencios indistintos en/ los que el rumor de los desarraigados/ hace que no escuchemos la agonía/ de las estrellas con que sueño”.

La voz poética de Talens dice que las estrellas están en agonía o que susurran una agonía que no podemos escuchar. La palabra agonía tiene su origen en el griego agón, y significa “lucha”. Así podríamos pensar que la agonía de las estrellas con las que Talens sueña tiene que ver con una cierta forma de vinculación humana expuesta a la incertidumbre o los espacios de lucha o combate tanto personal como social, lucha expresada en los conceptos “armonizar dos silencios”, “la conciencia de lo desarraigado”, “quemar las naves”. Las estrellas siempre han sido figuras celestiales que invitan a buscar, discernir e interpretar los acontecimientos cósmicos y terrestres. Las constelaciones poseen una fuerza y energía vinculadas a la magia, a la alquimia, a la poesía y a la mística. Así en las cartas del tarot, por ejemplo, encontramos el arcano XVII, la carta de la estrella, la cual tiene que ver con el crecimiento y la figura de la madre. Y en la Biblia hebrea el profeta Daniel dice que “los justos brillarán como estrellas” (Dn 12,3). Esta justicia también puede ser traducida por entendimiento, conocimiento o sabiduría. Así, los justos cumplen una función de guías o de luces en el firmamento que se siguen para alcanzar el destino buscado.

Y por ello es sugerente que Jenaro Talens hable de una agonía de las estrellas. ¿Qué es lo que entra en agonía?, ¿son nuestros puntos celestiales de referencia?, ¿son los relatos más sensibles a la magia, a la espiritualidad o a la transformación personal?, ¿ha entrado en crisis el discernimiento de las mismas estrellas?, ¿qué nos pueden enseñar las estrellas de la Navidad en medio de nuestros tiempos marcados por la incertidumbre?

En Navidad tenemos que los Magos o Sabios de Oriente (literalmente del comienzo), hombres dedicados al estudio de los movimientos cósmicos, vieron una nueva estrella en los cielos y se pusieron en camino para encontrar al que esa misma estrella anunciaba. Al llegar al lugar del nacimiento, el Evangelio dice que los Magos se alegraron de ver a la estrella. Pero, en medio de esa alegría, se comenzó a cernir el peligro para el recién nacido y en sueños los Magos son advertidos de ir por otro camino. Es sugerente pensar cómo la búsqueda de los Magos está en enmarcada en un contexto de profunda agonía: el niño recién nacido será asesinado por Herodes, el niño y su familia que luchan por sobrevivir, el Dios anunciado por la estrella sufre la amenazada de la muerte.

La agonía de la estrella se encuentra imbricada a la agonía o al combate de Belén, a la lucha por sobrevivir y por resistir a los poderes que buscan apagar la estrella de la justicia. Es sugerente pensar cómo los Magos saben captar la magia agónica de la estrella que anuncia el nacimiento de un niño y desviar su camino e inaugurar un nuevo trayecto que supere el plan destructivo de Herodes. Si las estrellas son símbolos o arquetipos del crecimiento o de lo materno, la agonía de la estrella tiene que ver con la lucha por vivir, por resistir ante tantas figuras que planean la muerte del justo e impiden el crecimiento de los proyectos humanos y cósmicos. Y, por ello, la Navidad y su estrella poseen un potencial subversivo ante la muerte, la injusticia y el mal. La estrella que brilla en la noche y que los Magos son capaces de discernir es una estrella agónica que lucha y propone un modelo de justicia, de bondad y de reconocimiento de lo diferente. Por ello es la agónica magia de las estrellas, en cuanto se nos invita a abrir nuestro pensamiento y nuestro sentimiento ante la novedad que representa el niño que fue anunciado por la estrella.

Finalmente, quisiera compartir con ustedes mi poema llamado Estrella, el cual será parte de mi próximo poemario que espera ser publicado a comienzos de 2022.

ESTRELLA
(Por Juan Pablo Espinosa Arce)

¿Cuál es la estrella que vemos?

Reyes Magos

Necesitamos la luz de la última estrella en el oscuro espacio cósmico

en la amplitud sideral del camino

de cualquier camino que atraviese todas las ciudades

las interiores y exteriores

los precipicios y los valles

valles en donde resuena:

El Señor es mi pastor, nada me puede faltar. MSJ

logo

Suscríbete a Revista Mensaje y accede a todos nuestros contenidos

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0