Jesús fue un mesías muy diferente a lo esperado

¿Cómo reaccionaríamos, si se presentara hoy ante nosotros Jesús como un desconocido, con apellido humilde, viviendo en un barrio marginado de nuestra ciudad, sin título universitario, mezclado con gente de dudosa reputación y libre ante las normas tradicionales?

Jesús, como signo de contradicción

Existe el escándalo que produce una aberración moral, pero existe también el que provoca aquello que se sale justamente de lo comúnmente aceptado. Es un hecho que Jesús provocó escándalo y fue un signo de contradicción.

Jesús, maestro de una nueva moral

Hay pocos episodios más iluminadores sobre la ética de Jesús que el de la mujer adúltera. La ley era clara: por esa falta, debía ser apedreada. Quisieron probar a Jesús. Fue la ocasión para mostrar cómo Él aplicaba la ley. El señor no rebajó el ideal, no relativizó la falta, dejó muy alto el ideal de amor.