Christus vivit: Los jóvenes no quieren una Iglesia silenciosa y tímida

Se presentó en la Oficina de Prensa de la Santa Sede la Exhortación Apostólica postsinodal del Santo Padre dedicada a los jóvenes “Christus vivit”, fruto de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos con el tema “Lo jóvenes, la Fe y el Discernimiento Vocacional”.

Patricia Ynestroza

02 abril, 2019, 11:44 am
13 mins

Intervinieron en la Conferencia de Prensa, el cardenal Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo de los Obispos; Mons. Fabio Fabene, subsecretario del Dicasterio; el prefecto del Dicasterio para la Comunicación, Paolo Ruffini; la Responsable de la Comunidad de Ghana en Bolonia, Laphidil Oppong Twumasi, y el docente de la escuela secundaria de la Diócesis de Roma, Prof. Alessio Piroddi Lorrai.

Cardenal Lorenzo Baldisseri: El documento que hoy se publica será para la Carta Magna del futuro de la Pastoral juvenil y vocacional en las diversas comunidades eclesiales, todas marcadas por una profunda transformación de la condición juvenil. De manera, dijo el purpurado, así como Amoris Laetitia, que escribió Francisco al concluir el Sínodo dedicado a las familias, también Cristhus vivit se conecta estrechamente al documento final del Sínodo al cual agrega ulteriores y valiosos elementos de reflexión. Como afirmó el Papa en la Exhortación: “Me dejé inspirar de la riqueza de las reflexiones y los diálogos del Sínodo del año pasado. No puedo recoger aquí todas las contribuciones que pueden leer en el Documento final, pero traté de percibir, en el tejido de esta carta, las propuestas que me parecieron muy significativas”.

Después de hablar de la estructura del documento, mencionar los nueve capítulos, compuestos por 299 números, el cardenal se concentró en algunos aspectos de la Exhortación: “El mensaje fundamental que el Santo Padre quiere transmitir, a los jóvenes, y con ellos a todos nosotros, dijo, es que Jesús no pertenece al pasado, sino que al presente y al futuro, porque Él es el eterno Viviente. Toda generación de creyentes descubre en Cristo un contemporáneo y un compañero de viaje”.

Otro aspecto, dijo el cardenal, es su característica mariana, bien evidenciada por la elección simbólica del Papa de querer firmar el documento en Loreto, en la casa de María, el pasado 25 de marzo, Solemnidad de la Anunciación del Señor. En esa ocasión, hablando a los fieles presentes en la basílica Lauretana, entre ellos, numerosos jóvenes, el Papa afirmó: “La Santa Casa es la casa de los jóvenes, porque aquí la Virgen María, la joven llena de gracia, sigue hablado hoy a las nuevas generaciones, acompañando a cada uno en la búsqueda de su propia vocación. Por eso quise firmar aquí la Exhortación Apostólica fruto del Sínodo dedicado a los jóvenes”.

Monseñor Fabio Fabene: Esta Exhortación, dijo el prelado, es otra perla que el Papa dona a la Iglesia y, en particular, a los jóvenes cristianos, este documento se ofrece también para la reflexión de todos los jóvenes del mundo y de cuantos estén interesados en la felicidad de los chicos.

Ha sido algo significativo el hecho que la publicación de esta Exhortación haya sido en el 14o aniversario de la muerte de San Juan Pablo II, el Papa que escribió la primera carta a los jóvenes del mundo en 1985, en ocasión del año internacional de la juventud, y además, recalcó el prelado, este documento se ha firmado exactamente un año después de la conclusión de la reunión presinodal, convocada por el Papa.

También, Mons. Fabene dijo que la Christus vivit se distingue por una fuerte característica cristológica y la expresión del amor reflejada en cada parte del documento. El Papa recuerda a cada joven que Dios le ama, y que Cristo, por amor, se entregó hasta el final por salvarlos. Y que de este amor, Cristo quiere de cada joven, primero, su amistad, presentándose Él mismo como amigo. La amistad sincera y desinteresada es uno de los valores que la Exhortación propone a los jóvenes para disfrutar la dulzura de la vida. Todo el documento está inspirado por la confianza que el Papa tiene en los chicos y de su repetida invitación que les dirige a que fijen su esperanza en Cristo.

Mons. Fabene dijo, por último, que otro elemento característico del documento es que indica que no existe la Iglesia de los jóvenes, y tampoco la Iglesia con los jóvenes o por los jóvenes, existe un único cuerpo, la Iglesia, de la que los jóvenes son miembros vivos y creativos, los cuales contribuyen con su pertenencia en el “vivir bien” de todos, y en la misión del anuncio del Evangelio y de la belleza de la vida en Cristo por parte de toda la comunidad eclesial. Como lo dijeron en el Sínodo, y que se puede leer en el Documento final, los jóvenes hablan de una Iglesia joven y no de una Iglesia de jóvenes. Además, la Exhortación toca el tema de las migraciones, donde están directamente involucrados los jóvenes, denuncia los traficantes sin escrúpulos, unidos a carteles de la droga y de las armas que explotan las debilidades de los jóvenes. Pero recuerda que la historia de los migrantes son historias de encuentros entre personas y culturas.

Prefecto Paolo Ruffini: En primer lugar, dijo que para él esta Exhortación testimonia la verdad del camino sinodal de la Iglesia. Un camino que sigue, que no se detiene, va adelante porque los más ancianos pueden pasar el testimonio a los más jóvenes.

También recordó el número 37 de la Exhortación, donde explica que la Iglesia puede caer siempre en la tentación de perder el entusiasmo. Pero que son los jóvenes quienes la ayudan a no caer en la corrupción, a no detenerse, a no transformarse en una secta, a ser más pobre y capaz de testimoniar, a estar cercana a los últimos y a los descartados, a luchar por la justicia y a dejarse interpelar con humildad. Y ser verdaderos, dijo Ruffini, es el mejor modo para comunicar la verdad de lo que se testimonia. Esta es la reacción a las dificultades de una Iglesia que se mantiene joven, que se deja interrogar y estimular por la sensibilidad de los jóvenes.

La Exhortación usa palabras muy claras, dijo el prefecto, al asumir el punto de vista amplio de los jóvenes, que por un lado no quieren una Iglesia silenciosa y tímida, pero tampoco una Iglesia siempre en guerra por o tres temas que la obsesionan, y por otro lado piden ser comprendidos plenamente. Por último, habló del punto del documento que habla del ambiente digital que caracteriza la comunicación contemporánea.

“No se trata solo de usar instrumentos de comunicación, sino de vivir en una cultura ampliamente digitalizada que tiene impactos profundos en las nociones del tiempo y del espacio, en la percepción de sí mismo, de los demás y del mundo, en el modo de comunicar, aprender, informarse, entrar en relación con los demás”, dijo Ruffini, el contexto digital alcanza a los jóvenes incluso en iniciativas pastorales, pero es también un territorio de soledad, manipulación, explotación y violencia hasta el extremo del dark web. Estos circuitos cerrados facilitan la difusión de informaciones y noticias falsas, fomentando prejuicios y odios. La proliferación de fake news, o noticias falsas, es una expresión de una cultura que ha perdido el sentido de la verdad y dobla los hechos e intereses particulares. La reputación de las personas se pone en riesgo a través de procesos online.

A todo esto, el Papa contrapone una manera diversa de vivir, no solo en la red, sino en todos los lenguajes. Incluso el del silencio y el de la contemplación. El arte, la música, el deporte, la caridad, el compromiso social, la política, reconectando lo real y virtual. Privilegiando el lenguaje de la cercanía, el lenguaje del amor desinteresado, relacional existencial que toca el corazón.

También en el frente de los abusos, la Exhortación invita a una comunicación transparente y verdadera, y a los jóvenes a ser vigilantes y ayudar a sus obispos en la lucha contra este flagelo. Insiste en el compromiso para la adopción de medidas rigurosas de prevención que impidan repetir estos crímenes. No se esconde detrás de las culpas de otros, da gracias a aquellos que tuvieron y tienen el coraje de denunciar el mal sufrido.

Laphidil Oppong Twumasi y Alessio Piroddi: Laphidil dijo que al leer la Exhortación sintió como si estuviera con alguien cerca, como un padre que me ofrece consejos y sugerencias. Es fácil de entender, ilumina las diversas realidades de la vida de los jóvenes, no se pierde en arcaísmos, más bien, encontré términos como tutorial, zapping, influencer; términos juveniles.

En cambio, Alessio dijo que ante este documento, por un lado, lo vio como joven, y, por otro, como profesor en la escuela, catequista en la parroquia, y Christus vivit, dijo, es de verdad una exhortación, un empuje, un animarme a traducir en la realidad y en el compromiso cotidiano lo que he recibido como joven, llevarlo a mis alumnos y chicos que encuentro en la parroquia.

_________________________
Fuente: www.vaticannews.va

Escribe para Vatican News.