Conferencia Episcopal Venezolana convoca este viernes a una Jornada de ayuno y oración

Bajo la protección maternal de María de Coromoto, edificar la paz y convivencia fraterna en el país.

Zenit

20 julio, 2017, 3:57 pm
2 mins

Culminada la 108a Asamblea Ordinaria Plenaria de la Conferencia Episcopal Venezolana y enmarcado en el Mensaje Urgente a los Católicos y Personas de Buena Voluntad, se convocó a una Jornada de Oración y Ayuno para el próximo viernes 21 de julio, durante las 24 horas del día “con el fin de pedir a Dios que bendiga los esfuerzos de los venezolanos por la libertad, la justicia y la paz, para que iluminados por el Espíritu Santo y bajo la protección maternal de María de Coromoto, siga edificando la paz y convivencia fraterna en el país”.

Esta Jornada de Oración y Ayuno convocada por el Episcopado Venezolano se realiza en medio de la crisis que vive Venezuela. El 2 de agosto de 2016 se realizó la penúltima jornada de ayuno y oración y la última el 21 de mayo de 2017, como iniciativa conjunta del Episcopado Venezolano. Sin embargo, se han realizado otras iniciativas a nivel diocesano y parroquial donde miles de fieles han manifestado su fe a través de procesiones con el Santísimo Sacramento, Vigilias, Rosarios iluminados y otras celebraciones para pedir a Dios el auxilio ante el momento crucial que se atraviesa.

El Episcopado Venezolano invita a no dejarse robar la esperanza que hace posible, con la ayuda de Dios, lo que parece imposible, para “comunicar la esperanza y ser protagonistas de este momento histórico y del futuro de nuestro país”.

“Cada día, pero de manera especial para esta jornada se invita al pueblo venezolano a recitar la oración por Venezuela, encomendando nuestro país en las manos maternales de Nuestra Señora de Coromoto, patrona de Venezuela”.

Durante la Jornada de Ayuno y Oración se estará usando la etiqueta #OracionporVenezuela.

_______________________
Fuente: https://es.zenit.org

Agencia de información internacional sin ánimo de lucro, formada por un equipo de profesionales y voluntarios, convencidos de que la extraordinaria sabiduría del Pontífice y de la Iglesia católica, pueda alimentar la esperanza y ayudar a toda la humanidad a encontrar verdad, justicia y belleza.