Pistas Ignacianas (IV). La solidaridad: Imperativo para la acción

Está el riesgo de que nos golpee un virus todavía peor, el del egoísmo indiferente, como nos dice el Papa. Ciertamente, nos hace falta sentarnos a conversar y escucharnos entre todos para que esto no suceda.

Juan Díaz S.J.

05 octubre 2020, 2:53 pm
11 mins

Nos encontramos en agosto de 1547. Ignacio de Loyola, con 57 años, ya es general de la Compañía de Jesús, vive en Roma y desde allí, con ayuda de su secretaria, escribe una carta animando a los padres y a los hermanos que trabajan en el colegio de Padua, que están pasando por un momento económico muy complicado, y ahí les dice esta frase, impactante: “La amistad por los pobres les hace amigos del Rey Eterno”.

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Juan Díaz S.J.

Director del Centro de Espiritualidad Ignaciana