Música que atraviesa (y une) generaciones

Joey Alexander sorprende en el piano: se revela un talento sobrenatural. Y Pat Metheny, en el gran trabajo que acá presentamos, vuelve a las fuentes de toda su inspiradora obra.

Fernando Berríos M.

03 mayo 2021, 5:29 pm
6 mins

En YouTube llegué, no sé cómo, a una presentación reciente de Hugo Moraga. Es parte de una serie denominada “Sessiones en Volá”. Hugo Moraga es un músico chileno único en diversos sentidos. Lo he admirado desde mis tiempos de estudiante universitario. Un artista por esencia asistémico. Ha seguido un camino de creación basado en la honestidad y en la autenticidad, sin la menor intención de agradar a productores y ejecutivos de los sellos discográficos, cuando estos tuvieron su momento en un mundo que ya no existe. Se derrumbó ese mundo, pero aquí está Hugo Moraga, con su guitarra y sus canciones cargadas de poesía y de libertad. No se considera un iluminado, en todo caso, sino un músico que reconoce en sí diversas influencias: la de grandes creadores que lo antecedieron y la de otros que surgen hoy con la fuerza y la frescura de la juventud. Menciona en este concierto, entre otros, a Joey Alexander (“¡un niño!”, exclama con admiración). Y yo me permito proponer a un experimentado, que no sé si estará en el horizonte de nuestro artista, pero que perfectamente podría estar.

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Fernando Berríos M.

(fberriosm@uc.cl)