Jean-Marc Sauvé: Conocer y reparar los abusos sexuales en la Iglesia

Mensaje ofrece párrafos de la extensa entrevista hecha en revista Etudes N° 4287, noviembre 2021 (1), al vicepresidente del Consejo de Estado francés que encabezó la comisión investigadora (2018-2021) cuyos resultados se divulgaron en octubre pasado.

Revista Etudes, Francia

09 noviembre 2021, 4:45 pm
29 mins

El informe de la Comisión Independiente sobre los Abusos Sexuales en la Iglesia Católica (CIASE), presentado el 5 de octubre de 2021, ha sido elaborado a partir de investigaciones, audiencias de expertos y, sobre todo, de víctimas, y hace un balance de los casos de violencia sexual sufrida por menores a manos de clérigos y religiosos en los últimos setenta años. Propone numerosas recomendaciones sobre la acogida a las víctimas, el reconocimiento de la responsabilidad de la Iglesia, la reparación de los daños causados, el reclutamiento y la formación de los sacerdotes, la evolución del derecho eclesiástico y un mejor gobierno de la Iglesia.

¿Cómo trabajaron?

J.-M. S.: Celebramos nuestras reuniones plenarias en varios lugares hasta que la crisis sanitaria nos obligó a cambiar a videoconferencia. Al principio, fue un momento de descubrimiento mutuo. Pasamos los tres primeros meses trabajando en el método y el programa de trabajo. (…) Una cuestión importante fue la definición de abuso sexual, que es una cuestión tanto legal como social. Decidimos distinguir entre las agresiones sexuales, que son crímenes o delitos (violación, agresión, tocamientos no deseados), y el «abuso», categoría más amplia con una dimensión sistémica y que hace referencia a un contexto de dominación o control que ha fomentado las agresiones y la violencia, y que a menudo constituye una etapa de las mismas. Por ello, el informe cruza constantemente las dos terminologías de abuso, por un lado, y de violencia y agresión sexual, por otro.

También era necesario definir el espectro de las víctimas: los menores, pero también las personas «vulnerables». Esto nos llevó a determinar cuatro segmentos: menores en sentido estricto (menores de 18 años), jóvenes adultos (18-21 años), adultos protegidos en el sentido del derecho civil (es decir, que se benefician de medidas de protección), pero también, de forma más amplia, cualquier adulto que, en el contexto de una relación jerárquica, de orientación o de control espiritual, se haya visto implicado en relaciones de carácter sexual no consentidas libremente. (…)

También definimos el programa de investigación que se llevaría a cabo, sobre todo en el ámbito socio-histórico, basado en el estudio de los archivos, y en el sociológico, a partir de los datos de la convocatoria de testimonios y de una encuesta a la población general para comparar la violencia en la sociedad, en general, y en la Iglesia, en particular. Por ello, firmamos dos contratos de investigación con el Inserm (estudio victimológico y encuesta de población general) y la Escuela Práctica de Altos Estudios (EPHE) para estudiar la dimensión socio-histórica de los abusos a partir de investigaciones en diversos archivos: los archivos centrales de la Iglesia de Francia, pero también los archivos de las diócesis y de los institutos religiosos, y los archivos judiciales, de la policía y de la gendarmería. Se firmó un último contrato de investigación con la Fondation Maison des Sciences de l’Homme (FMSH) para explotar los archivos de prensa, así como los miles de testimonios, audiencias y correspondencias recibidos por el Ciase. El estudio de la prensa permite ampliar el conocimiento de los acontecimientos sociales a partir de su recepción por parte de la opinión pública. Más allá de los casos individuales, hemos podido seguir, con el equipo de la EPHE, los itinerarios personales, geográficos y ministeriales de los abusadores. Tras un censo lanzado en mayo de 2019 en todas las diócesis e institutos religiosos para conocer el número de casos, abusadores y víctimas, se realizó una investigación más exhaustiva in situ en el Centro Nacional de Archivos de la Iglesia de Francia, así como en treinta y una diócesis y quince institutos religiosos que representan más de dos tercios del clero y los religiosos. Era materialmente imposible e inútil inventariar todas las diócesis (un centenar) y, sobre todo, todos los institutos (¡450 institutos masculinos y femeninos!). A este respecto, cabe señalar que casi el 7% (6,8%) de las agresiones sexuales fueron cometidas por mujeres. Por lo tanto, no se puede descuidar el componente femenino. La EPHE cruzó todos estos antecedentes de los archivos sin limitarse a las fuentes diocesanas y, menos aún, eclesiásticas. Firmamos dos contratos de investigación con el Inserm (estudio victimológico y encuesta de población general) y la Escuela Práctica de Altos Estudios (EPHE) para estudiar la dimensión socio-histórica de los abusos a partir de investigaciones en diversos archivos. (…) La encuesta a la población general, de la que recibimos los primeros resultados en abril de 2021, se realizó sobre una muestra de 28.010 personas. El resultado es el siguiente. El 14,5% de las mujeres y el 6,4% de los hombres mayores de 18 años han sido agredidos sexualmente durante su minoría de edad. Esto supone la asombrosa cifra de 5,5 millones de víctimas. Fuera de la Iglesia católica, el 74% de las víctimas son mujeres. Los abusos se producen principalmente en el seno de las familias o de los amigos de las familias: el 3,7% de las personas mayores de 18 años que viven en Francia han sido agredidas sexualmente por un miembro de la familia, el 2% por un amigo de la familia y el 1,8% por un amigo o novio. Sin embargo, en cuanto se sale del círculo de la familia, los amigos y los desconocidos, es la Iglesia católica la primera instancia afectada por los abusos: el 1,16% de las personas que han estado en contacto con la Iglesia católica han sido agredidas sexualmente por personas relacionadas con ella (incluidos los laicos de los centros educativos católicos, los movimientos juveniles y las capellanías), y el 0,82% por clérigos y monjas. En términos absolutos, el número total de víctimas estimado en la Iglesia católica es de 330.000 (es decir, el 6% del total de víctimas); el número abusado por clérigos y religiosos asciende a aproximadamente 216.000, es decir, a algo menos del 4% del total de víctimas. Los laicos son, por tanto, responsables de más de un tercio de los abusos en la Iglesia católica: en contra de la creencia popular, la violencia sexual no solo es cometida por personas que se han comprometido con el celibato o han hecho voto de castidad. Contrariamente a la situación en el resto de la sociedad, los hombres representan la gran mayoría (78,5%) de las víctimas de los clérigos y religiosos, y las mujeres «solo» el 21,5%.

Estas cifras son evidentemente impresionantes y superan de manera significativa todo lo que podría preverse sobre la base de la convocatoria de testimonios (menos de 3.000 víctimas estimadas) o el examen de los archivos (menos de 5.000 víctimas). Su fría realidad aritmética se refiere a las configuraciones que llevaron a la aparición de los abusos y enmascara las trágicas consecuencias que revelaron el estudio victimológico y las audiencias realizadas por la comisión. Los entornos de socialización que se sitúan inmediatamente después de la Iglesia católica en términos de prevalencia de abusos son los campamentos y colonias de vacaciones (0,36%), los colegios públicos (0,34%, excluyendo los internados) y los clubes deportivos (0,28%). Está claro que la Iglesia católica no ha sido un entorno seguro. Esto es tanto más cierto cuanto que, si bien en términos absolutos la violencia ha disminuido considerablemente desde los años cincuenta, la caída relativa —en términos de número de clérigos y de personas que acuden a la Iglesia católica— es mucho menos marcada y, sobre todo, la curva de los abusos ha dejado de caer en los últimos treinta años.

CONSECUENCIAS EN LO EMOCIONAL, SEXUAL Y FAMILIAR

¿Qué descubrió al entrevistar a las víctimas?

J.-M. S.: La comisión decidió situar a las víctimas en el centro de sus trabajos. Porque una convicción quedó clara desde el principio: ellas tienen un conocimiento único sobre la violencia sexual. (…) Nuestro llamamiento a los testimonios permitió establecer 6.471 contactos y 1.628 personas respondieron al cuestionario. También se les ofreció una audiencia. Se celebraron casi 250 audiencias (…).
La recepción de las palabras de las víctimas fue para nosotros un intenso momento de verdad: ¿cómo acoger auténticamente, como seres humanos y no como expertos, estos relatos de sufrimiento sin dejarnos llevar? Por ello, varios de nosotros solicitamos una supervisión psicológica, porque no nos era indiferente recibir estas historias de vida de personas que, en algunos casos, han podido superar su trauma, pero que en otros siguen teniendo graves secuelas que dificultan su existencia. Para muchos, fue una experiencia fundacional: la violencia sexual salió del ámbito de la abstracción para convertirse en la dolorosa realidad que intuimos sin haberla vivido. Fue a través del contacto con las víctimas que la Comisión asumió realmente la dimensión de que esta violencia es una obra de muerte, perpetrada además por pastores cuya misión era llevar la salvación y la vida. Hechos intolerables por principio, lo son aún más en la Iglesia, en atención a su misión y a la palabra que lleva. También hemos tomado conciencia de las graves consecuencias que han supuesto estos ataques para muchas víctimas. A menudo, han tenido que transcurrir décadas para que sus voces sean escuchadas y se liberen. Los abusos cometidos fueron muy graves: casi un tercio de ellos fueron violaciones y, sea cual sea el lugar que ocupen en la escala de delitos, tuvieron consecuencias importantes, graves e incluso muy graves para tres cuartas partes de las víctimas, décadas después del suceso. Las consecuencias más preocupantes afectan a la vida emocional, sexual y familiar de los afectados. (…)

TAREAS DE INVESTIGACIÓN Y ESCUCHA

¿Cuáles fueron los momentos decisivos en el funcionamiento de la comisión?

J.-M. S.: Desde el principio, la Comisión definió un sólido y amplio programa de investigación y escucha. (…) Creamos cuatro grupos. El primero se interesó por cuestiones de teología, eclesiología y gobierno de la Iglesia, en particular para reflexionar sobre todo lo que surgió en las audiencias en relación con la distorsión y el mal uso de la Biblia, las enseñanzas de la Iglesia, los sacramentos (incluido el sacramento de la reconciliación), la figura del sacerdote, una imagen heroica del celibato, todo lo que podía constituir un factor de dominación y control para las personas divididas. Este grupo también trabajó en cuestiones de sexualidad y moral sexual católica. Toda la moral sexual católica se sitúa bajo la égida del sexto mandamiento («No cometerás adulterio»). Se caracteriza tanto por el alto nivel de gravedad de los actos prohibidos como por la consideración exclusiva de la materialidad de los actos: desde la masturbación hasta la violación, pasando por las relaciones sexuales fuera del matrimonio o las relaciones homosexuales. A pesar de las calificaciones ligeramente diferentes, hay «materia grave» que entra en la categoría de «pecado mortal». Además, esta teología moral ignora por completo la violación de la integridad física o psicológica y la dignidad de la persona. Al hacerlo, ignora el hecho de que la agresión sexual es también una obra de muerte, violando claramente el quinto mandamiento («No matarás»). Este grupo también trabajó sobre lo que en el gobierno de la Iglesia podría ser, aunque indirectamente, un obstáculo para la prevención y el tratamiento eficaz de los abusos sexuales. El análisis de lo sucedido en la Iglesia desde 1950 hace que surjan muchas advertencias y preguntas a las que hay que dar una respuesta adecuada.

Un segundo grupo trabajó en cuestiones jurídicas. El objetivo era comprender cómo funciona el derecho eclesiástico —no funciona bien en el ámbito de la represión— y cómo puede y debe vincularse al derecho estatal.
El tercer grupo, el de las víctimas, se centró en cuestiones de reconocimiento, responsabilidad y reparación. (…) Con mi acuerdo, este grupo optó por trabajar con una docena de víctimas incorporadas a título personal o como representantes de asociaciones, en la elaboración de propuestas sobre todas las cuestiones relativas a las víctimas y, en particular, en responsabilidad y en reparación. Fue una apuesta audaz por los riesgos de instrumentalización o, incluso, de condescendencia con las víctimas. Sin embargo, este proyecto se llevó a cabo de forma ejemplar, respetando las posiciones de todas las partes. El grupo de trabajo de la comisión y su «contraparte», que llamamos «grupo espejo», formado por las víctimas, trabajaron en un clima de confianza que no excluía las diferencias de opinión, por ejemplo, sobre la imprescriptibilidad de los delitos sexuales. Lo importante era discutirlo todo, incluso la forma de incluir las palabras de las víctimas en nuestro informe. (…)

Un acontecimiento importante en los trabajos de la Comisión fue, en abril de 2021, la encuesta de población general realizada por el Inserm sobre una muestra representativa de 28.010 personas. Las 216.000 víctimas de clérigos y monjas, y las 330.000 víctimas de personas vinculadas a la Iglesia católica (clérigos, monjas y laicos) demuestran claramente que la tesis de los «accidentes» o del despiste de las ovejas negras o de las personalidades disociadas no da cuenta de la realidad. Esta investigación ha cambiado profundamente la visión de la Comisión sobre su tema.

La última etapa de nuestro trabajo fue la audiencia de los sacerdotes «de base». Descubrimos que la mayoría de los superiores mayores y los obispos habían tomado conciencia de la gravedad de lo ocurrido, pero que los sacerdotes habían quedado a menudo al margen de la reflexión de la Iglesia, a pesar de que soportan gran parte del peso del estigma asociado a los abusos sexuales. El clero se siente bajo sospecha cuando, en la gran mayoría de los casos, no ha cometido ninguna falta. A menudo, sienten que no se les escucha. Conscientes de esta situación, decidimos realizar una encuesta entre un grupo de sacerdotes de todas las generaciones y regiones para conocer sus percepciones, sus diagnósticos y sus propuestas ante la crisis de los abusos. Esta encuesta expresa la preocupación de la Comisión por conocer y comprender el pensamiento de los sacerdotes y, al mismo tiempo, su consideración por lo que están viviendo. Es esencial no acusar al clero, sino recoger los frutos de sus reflexiones y experiencias.

¿Cómo lo recibieron en las diócesis y en los institutos religiosos? ¿Qué dificultades ha encontrado?

J.-M. S.: Al acceder a los documentos, nos encontramos con dificultades de principio vinculadas, por un lado, al derecho eclesiástico y, en particular, al «secreto pontificio» y, por otro, a la legislación civil en su última expresión, el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). Fue difícil superar el primer obstáculo. Junto con el obispo Eric de Moulins-Beaufort, presidente del CEF, y la hermana Véronique Margron, presidenta de Corref, me reuní con el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado de la Santa Sede, en octubre de 2019. Poco después, el 6 de diciembre de 2019, el Papa emitió un rescripto para levantar el secreto pontificio sobre estos archivos en relación con la justicia. Aunque la Ciase no es propiamente una institución jurisdiccional, este texto ha permitido eliminar los obstáculos en principio y acceder a los archivos con mucha más facilidad. A continuación, se firmó un acuerdo con el CEF para concretar este acceso. Luego tuvimos que responder a las preocupaciones de varios obispos y superiores mayores, que se preocupaban por dar acceso a documentos muy sensibles relativos a personas que aún estaban vivas: estas cuestiones eran legítimas, pero se superaron.

LA IGLESIA TAMBIÉN TIENE ATENUANTES

¿Podemos hablar de un sistema de abuso?

J.-M. S.: La CIASE tiene claro el carácter sistémico de los abusos. Ciertamente, son muy pocas las instituciones -pero las hay- en las que se ha montado un sistema de abusos con redes de complicidad. Por otra parte, los estudios históricos y sociológicos han puesto de manifiesto que la Iglesia católica no ha sabido detectar ni escuchar señales. Tampoco ha escuchado a las víctimas ni ha tratado adecuadamente las agresiones que se le han comunicado. Durante mucho tiempo, tampoco ha aplicado una política de prevención enérgica. En su defensa: la Iglesia tiene atenuantes, ya que sus dirigentes fueron informados de los abusos sexuales en menos del 5% de los casos. Los niños no hablaron o lo hicieron tarde. Cuando hablaban, lo hacían con sus padres. No con terceros. Y es raro que los padres hablen de estos casos a la Iglesia. De hecho, la Iglesia no estaba bien informada y la información que tenía no se manejaba adecuadamente. Manejó la situación de los abusadores internamente, para proteger a la institución. En los años cincuenta se crearon instituciones para atender a los sacerdotes alcohólicos, depresivos, homosexuales y «pederastas», como se les llamaba entonces. El objetivo era mantenerlos en el sacerdocio o la vida religiosa, y evitar el escándalo. El tratamiento médico y el acompañamiento espiritual se realizaban en instituciones asistenciales que cerraron a principios de los años setenta, en el contexto de la crisis sacerdotal y la salida masiva de sacerdotes. Durante mucho tiempo, la Iglesia no se interesó por las víctimas. Cuando su palabra no era dudosa, la Iglesia les hizo jurar sobre el Evangelio que guardarían silencio sobre lo que les había sucedido. (…)

EVITAR QUE SE REPITAN TRAGEDIAS

¿Ud. hace recomendaciones?

J.-M. S.: Nuestras recomendaciones pretenden evitar que se repitan las tragedias descritas en nuestro informe. Van desde los puntos fundamentales, como la teología del sacerdocio o la moral sexual de la Iglesia católica, hasta la acogida y la escucha de las víctimas en el marco de las células de escucha diocesana, que se propone poner en la web. En la segunda parte del informe, constatamos que algunos aspectos de la doctrina y de las enseñanzas de la Iglesia pueden dar lugar a desviaciones y perversiones susceptibles de favorecer o justificar la aparición de la violencia sexual, como la excesiva sacralización de la persona del sacerdote, la sobrevaloración del celibato y de los carismas, la desviación de la obediencia cuando roza la obliteración de la conciencia, y la apropiación indebida de las Escrituras. En su Carta al Pueblo de Dios de 2018, el propio Papa señala algunas de estas cuestiones. En particular, señalamos que la concentración en la violación de la castidad (según el sexto mandamiento) hizo que no se prestara suficiente atención a las violaciones de las personas. El incumplimiento del sexto mandamiento puede constituir una obra de muerte y, por tanto, viola el quinto mandamiento de no matar. También examinamos la cuestión de la selección y formación de los sacerdotes y religiosos. Hemos estudiado la Ratio fundamentalis, el documento romano sobre la formación de los sacerdotes publicado el 8 de diciembre de 2016 por la Congregación para el Clero, y hacemos recomendaciones sobre su traducción nacional. (…)

Más allá de su responsabilidad legal, la Iglesia católica debe reconocer su responsabilidad por lo ocurrido en su seno. Esta responsabilidad implica reparaciones. Por ello, la Comisión propone un sistema de compensación para las víctimas que tenga en cuenta todos los daños sufridos, con el fin de ayudar a las víctimas a reconstruir sus vidas. No se trata de que la Iglesia distribuya ayudas, sino de pagar una deuda.

Nuestras recomendaciones también se refieren al gobierno de la Iglesia. Abogamos por una revisión del derecho canónico en materia penal. Esto incluye una definición clara de las infracciones y el establecimiento de una escala de sanciones. También requiere una revisión del procedimiento penal para hacerlo respetuoso con los principios de un juicio justo y para dar a las víctimas un lugar justo en el procedimiento canónico: las víctimas son, de hecho, las grandes ausentes de este procedimiento. En un nivel más fundamental, abogamos por una mayor sinodalidad y deliberación colectiva, así como por la evaluación y el control interno. Desde hace varias décadas, las instituciones civiles han cambiado radicalmente su gestión interna desarrollando procedimientos de prevención y gestión de riesgos. La Iglesia no ha progresado al mismo ritmo y debe ponerse al día. También es necesario reforzar la presencia de los laicos en general, y de las mujeres en particular, en los ámbitos de decisión, lo que fue reconocido por los dirigentes escuchados en el plenario por la CIASE. Estas orientaciones son necesarias tanto en lo que respecta a los problemas que hay que tratar como al principio de igualdad de dignidad de las personas. MSJ

Revista Etudes, Francia