EEUU: Primer visto bueno del Senado a las medidas contra las armas

Con 64 votos a favor y 34 en contra, el Senado dio la primera luz verde a un proyecto de ley bipartidista de control de armas tras las masacres de Uvalde y Búfalo. Los promotores del texto esperan que se apruebe definitivamente a finales de esta semana para remitirlo después a la Cámara.

Con una primera votación de procedimiento, el proyecto de ley bipartidista para la represión del uso de armas de fuego recibió el visto bueno del Senado estadounidense. Tan pronto como el sábado, podría llegar la votación final que permitiría la aprobación en la Cámara.

LA REFORMA MÁS SIGNIFICATIVA DESDE 1994

El texto, de 80 páginas, es el resultado de una mediación entre demócratas y republicanos e incluye un aumento de la comprobación de antecedentes para los compradores menores de 21 años, 11.000 millones de dólares en fondos para la salud mental y 2.000 millones para programas de seguridad escolar. El plan también ofrece financiación para incentivar a los estados a incentivar las redes flag laws, leyes que permiten retirar las armas de fuego a las personas que se consideran una amenaza para sí mismas o para los demás. Las prohibiciones de armas también se aplican a las parejas implicadas en abusos domésticos.

La National Rifle Association, una organización estadounidense que actúa en nombre de los propietarios de armas, anuncia una batalla contra lo que parece ser la reforma de control de armas más importante de los últimos treinta años. En efecto se lee en su comunicado:

“Nos opondremos a esta legislación de control de armas porque queda corta en todos los niveles”.

LA ESCUELA DE UVALDE SERÁ DEMOLIDA

Se acaba de anunciar la inminente demolición de la escuela primaria Robb de Uvalde, en Texas, donde el pasado 24 de mayo un joven mató a dos profesores y 19 alumnos. El alcalde Don McLaughlin hizo el anuncio durante una tensa reunión del consejo municipal con los ciudadanos que exigían respuestas tras la masacre. McLaughlin no especificó cuándo se arrasará el edificio, una hipótesis evocada por el presidente Biden durante su visita al lugar de la tragedia.

“No se puede pedir a un niño o a un profesor —dijo el primer ciudadano— que vuelvan a esa escuela”. Una decisión similar se había tomado para la escuela primaria Sandy Hook de Newtown, en Connecticut, que fue destruida tras la masacre de 2012 con 20 estudiantes y seis adultos muertos. Posteriormente se construyó una nueva escuela en la misma zona.


Fuente: www.vaticannews.va

logo

Suscríbete a Revista Mensaje y accede a todos nuestros contenidos

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0