El catolicismo en China en el siglo XXI

La sociedad china y la Iglesia necesitan entender y apreciar los valores que se insertan en las tradiciones y contextos sociales y culturales de cada uno, y continuar su diálogo para buscar el bien común.

Joseph You Jiang sj

11 Octubre, 2017, 1:19 pm
25 mins

El cristianismo llegó por primera vez a China hace más de mil años, aunque no duró mucho. Alopen, monje sirio, introdujo el cristianismo nestoriano(1) en la dinastía Tang y fundó monasterios e iglesias. Después, ese cristianismo resurgiría en la era mongólica a principios del siglo XIV y el catolicismo romano crecería a expensas de los nestorianos durante la última dinastía Yuan.

Los misioneros jesuitas Matteo Ricci y sus compañeros llegaron durante la dinastía Ming y trabajaron hasta la dinastía Qing temprana, antes que el emperador chino prohibiera el cristianismo durante cien años. Antes de esa prohibición, los católicos disfrutaban de un alto perfil y respeto en la sociedad china, también por parte del Gobierno, miembros de la familia real y académicos. El número de católicos aumentó.

Después de la Segunda Guerra del Opio, en 1842, el Tratado de Nanjing concedió más privilegios para las misiones cristianas en los puertos y en otras provincias, y los jesuitas entraron por segunda vez en China con el apoyo político del Gobierno francés. Los primeros de estos en llegar eran líderes intelectuales de la Iglesia católica y pioneros en el intercambio cultural y educativo.

Durante el período de la República (1911-1949), el catolicismo contribuyó significativamente a la sociedad china en materias de educación, servicio social, caridad y atención médica, ganando el respeto de muchos chinos. Desde 1949 hasta la política de apertura en 1978, el catolicismo enfrentó diferentes desafíos y problemas. En la década de 1990 hasta finales del siglo XX, se volvió más dinámico y participó en la evangelización, los servicios y los intercambios de formación con las regiones chinas y otros países. La generación más joven de sacerdotes y monjas recibió una mejor educación, y la gente acudió en mayor número a la misa y otros sacramentos. A medida que el país avanzaba rápidamente hacia el siglo XXI, la Iglesia católica comenzó a enfrentar nuevos desafíos.

BUSCA EL SIGNIFICADO DE LA VIDA

China se ha convertido en una nación más capitalista que comunista en la última década. En medio de su rápido desarrollo y progreso económico, la sociedad china y su gente están buscando el significado de la vida.

Muchos chinos confrontan las cuestiones más profundas de la búsqueda de sentido y propósito en la vida a través de diferentes tradiciones y disciplinas. Y hoy la búsqueda de sentido y propósito a través del cristianismo es un tema vivo en el discurso social, político y educativo del país.

La sociedad y el pueblo chinos están enfrentando no solo una crisis moral, sino también —y más aún— una crisis espiritual y de confianza. La vida se ha vuelto materialista y utilitaria y ha alejado a muchas personas de sus tradiciones y su cultura moral y espiritual. También se enfrenta un serio dilema: muchos chinos buscan el significado y el objetivo final de su vida en medio del desarrollo económico, pero se ven muy atraídos por el materialismo. Muchos padres, familias y escuelas chinas se centran únicamente en el rendimiento académico y las necesidades materiales de los estudiantes, descuidando las dimensiones espirituales y de fe. El pensamiento y el comportamiento de muchos chinos contemporáneos son contrarios a las costumbres y valores espirituales tradicionales chinos. ¿Ha pensado la Iglesia católica china en nuevas estrategias de evangelización y servicio para estas personas que están constantemente buscando significado? ¿Está preparada para hacer frente a este desafío?

EL NUEVO MATERIALISMO Y FORMACIÓN DE LAICOS

A pesar de la libertad religiosa condicionada en China, la Iglesia católica del país puede desempeñar un papel importante en la misión y el servicio. Sin embargo, ¿cómo lidia con los cambios y desafíos de la sociedad secular contemporánea y cómo aborda su papel en el desarrollo espiritual y moral en una sociedad china más pluralista y global?

En la década de 1990, la Iglesia católica en China experimentó un rápido crecimiento en vocaciones al sacerdocio, aunque el número ahora está disminuyendo. El número de seminaristas es de menos de 900 para el sacerdocio en seminarios oficiales y no oficiales. Según datos de la Conferencia Episcopal, el número de clérigos es pequeño: 3.316 sacerdotes y 5.622 monjas frente a un número de 20 a 25 millones de católicos.

En una era con una sociedad económica más secular y centrada en el mercado, una vida con lujos ha desalentado a muchos jóvenes chinos a optar por una vida al servicio de la Iglesia. Además, la política de “Un Niño” se convirtió en una barrera para los padres y jóvenes en la valoración de una vocación religiosa.

Si bien continúa promoviendo vocaciones y apoyando a clérigos y monjas, la Iglesia también debe establecer una estrategia de formación clara y comprensiva para los laicos. Esto último en algunas diócesis de China está en su infancia, mientras que otras diócesis no tienen idea de esta necesidad o ni siquiera son conscientes de su importancia.

En 2012, la Comisión del Vaticano para la Iglesia de China declaró claramente que “los fieles laicos en China deben crecer en gracia delante de Dios y de los hombres, alimentando y perfeccionando su propia vida espiritual como miembros activos de la comunidad parroquial y participando en apostolado, también con la ayuda de asociaciones y movimientos eclesiales que fomenten su formación permanente “. Así, la Iglesia católica china debe atender esta necesidad urgente de la misión y el ministerio formando un laicado más dedicado, en medio de la decadencia de las vocaciones religiosas. La Comisión enfatizó además que “la formación integral de los laicos católicos, sobre todo en aquellos lugares donde la rápida evolución social y el desarrollo económico significativo está ocurriendo, es parte del compromiso de hacer vibrante y próspera la Iglesia local. Por último, cabe esperar una respuesta adecuada al fenómeno de la migración interna y la urbanización”.

FE Y FORMACIÓN ESPIRITUAL PARA LOS CATÓLICOS CHINOS

Tradicionalmente, para muchos católicos en China, asistir a la misa, la oración personal y los sacramentos son las pocas maneras en que pueden mantenerse y crecer en su fe. Los católicos que buscan desarrollar su vida de fe suelen tener solo disponibles algunas opciones: la misa diaria, la adoración eucarística, la oración del rosario, el oficio divino y devociones similares. La fe que comparte con un grupo, el estudio privado de la Biblia y otras obras de fe no son comunes para muchos católicos. En el pasado, cuando las personas eran bautizadas, casi no había otras maneras de ayudarles a entender las enseñanzas y doctrinas católicas y cómo aplicarlas a sus vidas.

En los últimos años, sin embargo, esta situación ha cambiado y hay un aumento gradual de la formación de la fe. Algunas diócesis y parroquias han establecido programas de escuela dominical para niños, retiros juveniles de verano, becas para jóvenes adultos, estudios bíblicos, encuentros matrimoniales, programas de oración, retiros espirituales para católicos, direcciones de retirada y actividades de servicio social.

Estos programas han hecho que la Iglesia católica sea conocida por la sociedad secular más amplia. Para fomentar la formación de la fe de más católicos, es necesario que los laicos católicos reciban fe y entrenamiento espiritual que les permita conducir un estudio bíblico, compartir la fe, educación religiosa o servicios sociales. Muchos sacerdotes y obispos chinos están sobrecargados de trabajo o no reconocen la necesidad de programas de formación de fe. Por lo tanto, los laicos deben asumir la responsabilidad de esto. Sin embargo, el papel de liderazgo de los párrocos y de los obispos diocesanos es esencial para fomentar la participación de los católicos en la misión y los ministerios de la Iglesia.

China contemporánea enfrenta muchos problemas sociales y éticos. Los jóvenes católicos, la esperanza de la futura Iglesia, están tratando de entender cómo integrar la fe en sus vidas y relacionarla con otras necesidades sociales. Quieren desarrollar un ministerio adulto eficaz y que pida una mayor colaboración y cooperación entre el clero y el liderazgo adulto. Esto requiere tomar la iniciativa y proporcionar actividades regulares.

CLÉRIGOS, MONJAS Y LAICOS REPATRIADOS

En los últimos veinte años, un buen número de sacerdotes, monjas y laicos fueron enviados al extranjero para estudios adicionales, entre otros lugares, a Filipinas, Estados Unidos, Irlanda, Alemania, Italia, Francia y Taiwán. Algunos cursaron doctorados. Por ejemplo, los padres y hermanos de Maryknoll, en Estados Unidos, desde 1991 han ayudado a capacitar a 137 líderes de la Iglesia chinas para que puedan regresar a su patria como maestros de seminarios, superiores de comunidades religiosas y pastores. Cinco religiosos del Proyecto Maryknoll han sido nombrados obispos por la Santa Sede desde 1991. Aunque el catolicismo es siempre una minoría en China, estos líderes de la Iglesia pueden ser levadura como testigos morales y éticos de los valores evangélicos. Un grupo altamente educado de líderes de la Iglesia también cambiará las opiniones de los no católicos, a quienes ellos pueden ofrecer un servicio profesional y diálogo. En los últimos años, más de cien sacerdotes, religiosas, seminaristas y laicos han estudiado en la Facultad de Teología de Fu Jen, en Taiwán, de San Roberto Bellarmino, la única Facultad Pontificia de habla china. Muchos de ellos son sacerdotes en sus 40s, la mayoría de los hombres y mujeres religiosos están en sus 20s y 30s. En comparación con Hong Kong, Filipinas o países occidentales, estudiar en Taiwán tiene la ventaja de tener el chino mandarín como el medio para la enseñanza.

EL IMPACTO DE INTERNET PARA EL CATOLICISMO

Aunque Internet ya ha influido —negativamente y positivamente—, el cambio se sentirá con más fuerza en China en un futuro próximo. Aunque el Gobierno continúa monitoreando y censurando el acceso a la red, esta se ha convertido en una fuente principal y ventana de información y conocimiento. Ha influido y seguirá influyendo en el conocimiento ético y en la toma de decisiones de los chinos de todos los sectores de la vida, particularmente de la generación más joven.

Hay algunos sitios web católicos populares que proporcionan información básica y conocimiento de la Iglesia. Sin embargo, se necesita hacer eso más oficialmente y profesionalmente. Muchos sitios web de diócesis no se actualizan con frecuencia ni funcionan bien. En la era de los nuevos medios, la Iglesia católica china debe ajustar su estrategia de misión, adoptando más métodos de redes sociales para sus servicios y ministerios. Es importante que utilice nuevas tecnologías de la información, como Wechat, Sina blog, Weibo (microblog) y otras plataformas de medios de comunicación para compartir los valores del Evangelio de manera más eficiente y eficaz. A medida que Internet impregna la vida china, su influencia se ha extendido a las áreas de la fe y la religión. Si el catolicismo en la China del siglo XXI quiere desempeñar un papel importante en la sociedad, debe repensar y reimaginar su enfoque de red social para la misión y la evangelización.

DIÁLOGO CON LA CULTURA LOCAL

Con el desarrollo de la globalización y la internacionalización, la sociedad y el pueblo chinos se han vuelto más abiertos y tolerantes con la Iglesia católica. La vida religiosa y las prácticas en algunas regiones están floreciendo. El Gobierno y la sociedad chinos valoran el papel de los grupos religiosos y su contribución al servicio social. Debido a que China es tan diferente del resto del mundo, la Iglesia católica china necesita aprender a lidiar con la cultura local y la autoridad política. Tiene que establecer una “Iglesia católica china con características chinas” para inculturar las enseñanzas de la Iglesia y los valores evangélicos que son relevantes para el pueblo chino.

La Iglesia católica china y su equipo de liderazgo tienen que adoptar nuevas estrategias y enfoques para llegar a un público más grande, en una sociedad más secularizada donde los valores y los significados son a menudo mal interpretados. Deben someterse a una transformación en sus formas tradicionales de servicio y predicación para ser relevantes para las necesidades de la nueva generación. Una Iglesia católica china con características chinas ofrecerá a la Iglesia y al pueblo esperanza, fe y futuro prometedor. Solo cuando vaya más allá de su propio reino para abrazar y apreciar otros aspectos de la vida humana, hará una contribución significativa al desarrollo cultural, espiritual e incluso social de la sociedad china. No solo ofrece servicios sacramentales y religiosos, sino que también puede dialogar con las tradiciones y culturas chinas a través de su rica historia en las artes, la música, la literatura y la poesía.

Se ha sostenido durante mucho tiempo que la Iglesia católica puede contribuir al proceso de civilización espiritual de China. Por ejemplo, las enseñanzas de la Iglesia sobre el amor, la armonía, la paz, la justicia, la piedad filial, los valores matrimoniales, la estabilidad social y los valores familiares, etc., son rasgos que puede preservar para con ellos intentan revitalizar la cultura y la tradición chinas.

Mientras el Partido Comunista Chino sea el único partido dirigente en el Gobierno, el marxismo continuará siendo la pauta ideológica para la sociedad. Así, la Iglesia católica china tendrá que redefinir su papel y relación con el Partido y sus teorías ideológicas. Esto no significa necesariamente que la Iglesia tenga que estar completamente de acuerdo con la política y los valores del Partido, pero debe encontrar una manera flexible y efectiva de continuar su misión y ministerio en este país.

CONCLUSIÓN

El catolicismo de China del siglo XXI enfrenta muchos desafíos y oportunidades. Richard Mansen, historiador de la Iglesia americana, ha escrito que el cristianismo necesita profundizar su capacidad de cuidar a otros y hacer de la Iglesia un testimonio más auténtico en respuesta a la necesidad social, particularmente con respecto al sufrimiento del mundo y de los demás.

La Iglesia católica china tendrá que atender las necesidades de los demás, discernir los signos del tiempo y responder a ellos de manera más rápida y eficiente. Aunque la Iglesia católica china necesita formar un equipo de liderazgo con visión y educar a su clero, tanto las congregaciones religiosas como los laicos deben discernir nuevas formas de cumplir su misión. A medida que China y la sociedad china en general se vuelven más y más abiertas a las religiones —y, específicamente, a la Iglesia católica— el catolicismo puede encontrar un lugar estable si continúa siendo una Iglesia de apertura y con características e identidad chinas. La sociedad china y la Iglesia necesitan entender y apreciar los valores que se insertan en las tradiciones y contextos sociales y culturales de cada uno, y continuar su diálogo para buscar el bien común.

Este fue precisamente el mensaje del papa Francisco a China. En una primera entrevista histórica, el 28 de enero de 2016 con Francesco Sisci para Asia Times, el Pontífice: “[China] es una tierra bendecida con muchas cosas. Y la Iglesia católica, cuyo deber es respetar todas las civilizaciones antes de esta civilización, diría yo, tiene el deber de respetarla con una ‘R’ mayúscula. La Iglesia tiene un gran potencial para recibir cultura”.

El mensaje de diálogo, encuentro y armonía ha sido repetido muchas veces por Francisco, como lo hizo recientemente, por ejemplo, el 21 de mayo en el Regina Coeli. Apelando a Nuestra Señora Auxiliadora venerada en el santuario de Sheshan en Shanghai, dijo: “Todos nos uniremos espiritualmente con los católicos en China”. Y prosigue: “A los católicos chinos les digo: Miremos a nuestra Madre María para que nos ayude a discernir la voluntad de Dios para el camino actual de la Iglesia en China y nos apoye en la acogida con generosidad de su proyecto de amor. Que María nos anime a hacer nuestra contribución personal a la comunión entre los creyentes y a la armonía en toda la sociedad. No nos olvidemos de dar testimonio de la fe a través de la oración y el amor, siempre abierto al encuentro y al diálogo”.

Recordemos también que el año anterior, en la misma ocasión (Ángelus, 22 de mayo de 2016), el Papa dijo: “Que los católicos chinos, junto con los que siguen otras nobles tradiciones religiosas, se conviertan en signos concretos de caridad y reconciliación. De esta manera, promoverán una auténtica cultura de encuentro y la armonía de toda la sociedad, esta armonía que tanto ama el espíritu chino”.

(1) N. del E.: Nestorio, patriarca de Constantinopla en el siglo V, señalaba que en Cristo estaban totalmente separadas su divinidad y su humanidad. Tal doctrina fue declarada “herejía” en el Concilio de Éfeso (junio-julio, 431).

___________________
Fuente: www.laciviltacattolica.it

Escribe para la revista La Civiltà Cattolica.