El CELAM realizará III Congreso sobre Doctrina Social de la Iglesia en 2023

La expectativa es que recoja la cultura sinodal que está reinstalándose en nuestra Iglesia y los caminos de concreción pastoral que ofrece la Primera Asamblea Eclesial.

El Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño (CELAM) se prepara para realizar el III Congreso Latinoamericano del Pensamiento Social de la Iglesia. Un evento previsto del 21 al 23 de abril de 2023, como parte de la agenda del Centro Pastoral de Gestión del Conocimiento.

Congreso que se realizará en la sede del CELAM en Bogotá y para el que se entregarán informaciones específicas a partir de enero próximo en el sitio web del organismo (www.celam.org).

En un videomensaje, Mons. Miguel Cabrejos, presidente del CELAM, recordó que la cercanía de la Navidad y el reciente aniversario de las apariciones de la Virgen a San Juan Diego hace 491 años, se convierten en una ocasión propicia para convocar a la celebración de este congreso.

FIESTA DE LA DIGNIDAD HUMANA

En primer lugar, porque en palabras del Papa Pío XII “la Navidad es la fiesta de la dignidad humana, la fiesta del admirable cambio por el cual el Creador del género humano, tomando un cuerpo vivo, se ha dignado nacer de la Virgen y con su venida nos ha compartido su divinidad”.

También porque al pensar en San Juan Diego, recordamos a un indígena, un campesino marginado, escogido por la Madre de Dios para extender su invitación para seguir a su Hijo. “Juan Diego fue un hombre de gran coherencia moral, desprendimiento y pobreza evangélica”, agregó.

Igualmente, el Arzobispo peruano explicó que desde la presidencia del CELAM, invitan a participar a quienes se sienten llamados, a pensar en las consecuencias sociales del Evangelio; las consecuencias de la encarnación de Jesús en nuestro tiempo. “Queremos invitarlos a que lo hagan para enriquecer nuestro pensamiento social, en cuanto es una motivación a la construcción de nuevos caminos para nuestras sociedades”, afirmó.

Desde la presidencia del CELAM, invitan a participar a quienes se sienten llamados, a pensar en las consecuencias sociales del Evangelio; las consecuencias de la encarnación de Jesús en nuestro tiempo.

ACADEMIA Y SABIDURÍA POPULAR

También adelantó que dentro de los objetivos del Congreso está reunir el aporte de quienes reflexionan desde los centros de estudios sobre el tema, pero también de quienes lo hacen desde la vida cotidiana. La preocupación es pensar sobre el fundamento de la dignidad humana. “Queremos indagar en el conocimiento que entrega la experiencia, desde la sencillez que nos regala Juan Diego como ejemplo de vida y el conocimiento experto de las aulas”, puntualizó.

Para Mons. Cabrejos el Tercer Congreso Latinoamericano y Caribeño del Pensamiento Social de la Iglesia, recogerá los aportes del magisterio social del Papa Francisco. Particularmente en la exhortación apostólica Evangelii Gaudium y las cartas Encíclicas Laudato Si’ y Fratelli Tutti, que en su contenido amplían la perspectiva sobre nuestra relación con Dios, los hermanos y la naturaleza. “¡Tenemos que seguir profundizando en ello para ofrecer un mejor servicio!”, advirtió.

La expectativa es que el Tercer Congreso Latinoamericano y Caribeño del Pensamiento Social de la Iglesia, recoja la cultura sinodal que está reinstalándose en nuestra Iglesia y los caminos de concreción pastoral que ofrece la Primera Asamblea Eclesial. Especialmente en lo referente a los cuatro sueños expresados por el Papa en la exhortación Post sinodal Querida Amazonía: social, ecológico, cultural y, por supuesto, eclesial.

GUADALUPE EN CLAVE SINODAL

Citando a San Juan XXIII, Mons. Cabrejos indicó que en esta convocatoria es muy importante recordar que María se acerca a Juan Diego de manera inculturada, asumiendo signos y símbolos de la cultura prehispánica y sin escandalizarse de la religiosidad indígena; en su deseo de lograr una transformación para enseñar como “misionera del nuevo mundo”.

Fe que transmitió a los indígenas hablando su propia lengua y sin hacer uso de la imposición o la violencia, según advirtió el prelado que no dudó en afirmar que esto nos permite apreciar el acontecimiento guadalupano en clave sinodal. “Un modesto laico excluido y marginado es el escogido como mensajero ante el obispo, Juan de Zumárraga, quien pide una señal. La Virgen del rostro moreno accede con toda sencillez y humildad”.

En este sentido la Iglesia latinoamericana y caribeña busca mirar el acontecimiento guadalupano como un ejemplo a seguir en este tiempo. “Buscar el encuentro con todas y todos, a partir de lo sencillo. Desde los conflictos de nuestra época, miramos también aquellos del pasado histórico”, aseguró el también presidente del episcopado peruano, para quien María de Guadalupe reúne dos mundos, iniciando un proceso de mestizaje cultural y reconciliación social, una cultura nueva que podríamos llamar sinodal, al involucrar a todos.

UNA INTENCIÓN

El prelado cerró su invitación pidiendo al Espíritu Santo su animación e inspiración para que el trabajo de quienes participan en este Congreso ofrezca frutos abundantes para enriquecer la vida eclesial y social del continente. “Pedimos la compañía del Padre Creador; pedimos a Jesús, que viene a regalarnos la divina dignidad humana, que nos acompañen e inspiren en la celebración del III Congreso del Pensamiento Social de la Iglesia”, concluyó.


Fuente: https://adn.celam.org / Imagen: Pexels.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

logo

Suscríbete a Revista Mensaje y accede a todos nuestros contenidos

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0