El Evangelio que anunciamos las mujeres. «Ábrete, Iglesia, ábrete»

Escuchemos a los niños y niñas, a las mujeres siempre desplazadas, a las diversidades sexuales, a los defensores medio ambientales, a los desempleados, a los deprimidos y a quien tenga algo que decir.

Alexandra Bascuñán Castillo

03 septiembre, 2021, 10:31 am
5 mins

Domingo 5 de septiembre de 2021
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 7,31-37.

Cuando Jesús volvía de la región de Tiro, pasó por Sidón y fue hacia el mar de Galilea, atravesando el territorio de la Decápolis.

Entonces le presentaron a un sordomudo y le pidieron que le impusiera las manos. Jesús lo separó de la multitud y, llevándolo aparte, le puso los dedos en las orejas y con su saliva le tocó la lengua. Después, levantando los ojos al cielo, suspiró y le dijo: “Efatá”, que significa: “Ábrete”. Y en seguida se abrieron sus oídos, se le soltó la lengua y comenzó a hablar normalmente.

Jesús les mandó insistentemente que no dijeran nada a nadie, pero cuanto más insistía, ellos más lo proclamaban y, en el colmo de la admiración, decían: “Todo lo ha hecho bien: hace oír a los sordos y hablar a los mudos”.

ÁBRETE, IGLESIA, ÁBRETE

Creemos en un Dios que todo lo hace posible, que impone sus manos y cambia la salud, el corazón, la vida de su creatura amada, y cuánto necesitamos cada una de nosotras y nosotros que venga a transformar nuestro dolor o nuestra carga en las vidas personales y familiares; pero al leer el Evangelio hay un mandato que creo va dirigido hoy a nuestra Iglesia, representada en aquel hombre que en el texto no escucha, ni puede hablar.

¡ABRETE PARA ESCUCHAR!

Hemos crecido y vivido escuchando la Palabra de Dios que interpela directamente a ir contra las injusticias y en favor de los más excluidos. Pero ¿cuánto de eso se materializa? Siento muchas veces que estoy en una Iglesia sorda, tremendamente en deuda en la escucha fraterna, realizada con intención real de entender a la otra persona. También pienso que gran parte del clero y la jerarquía eclesial solo escucha para responder y rebatir, priorizando lo académico y el conocimiento de antaño que no se ajusta a lo que la gente de sus propias comunidades necesita recibir. Escuchemos a los niños y niñas, a las mujeres siempre desplazadas, a las diversidades sexuales, a los defensores medio ambientales, a los desempleados, a los deprimidos y a quien tenga algo que decir. Que su Iglesia sea el espacio para ser oída, acompañada y comprendida.

Qué acto de amor tan maravilloso el saber escuchar, el poner atención; como los padres, madres y amigas y amigos que dan de su tiempo para escuchar nuestras aventuras, inquietudes, problemas, o incluso lo más cotidiano. ¿Nos sentimos así en la Iglesia?

¡ABRETE PARA PROCLAMAR!

Evangelizar no es solo decir “Dios existe”, “Jesús Resucitó” y muchas otras verdades que creemos y anunciamos, sino que también es aprender a caminar con una misma y con el otro y otra, compartiendo nuestras luchas, ¡y vaya que la Iglesia está al debe en este punto! Pues guarda silencio cuando hay que salir a la calle y protestar, calla cuando hay que denunciar un abuso sexual, enmudece frente a los femicidios; entonces, el Evangelizar se limita y va perdiendo su contenido. Basta de esa Iglesia en constante contradicción.

Mis abuelas, de una fe tan admirable, siempre decían que no hay que olvidar de dónde venimos, y creo que esa frase poderosa aplica también a nuestra Iglesia, que claramente a veces olvida su origen, su fundamento mismo, se aleja del soplo de la Ruah y nos soltamos de donde Dios nos invita a estar.

Termina el Evangelio diciendo: «Todo lo ha hecho bien; hace oír a los sordos y hablar a los mudos». Así que mantengamos la fe en aquel que obra perfecto, y tomémonos las manos para, paso a paso, escuchar, empatizar, proclamar y denunciar, pues, como inicié este comentario, creemos en un Dios que todo lo hace posible, y no es imposible que esta Iglesia católica cambie.

* Pueden encontrar todos los comentarios anteriores en Facebook: Mujeres Iglesia Chile, en la página de la Revista Mensaje: https://www.mensaje.cl/category/noticias/iglesia/ y en la página: https://www.kairosnews.cl

_________________________
Fuente: https://www.facebook.com/MujeresIglesiaChile

Mujeres Iglesia Biobío. Los Ángeles.