El Evangelio que anunciamos las mujeres. “El Jesús del pueblo”

Toda cristiana (y todo cristiano) está llamada a preparar el camino a Jesús, mostrarlo y reconocerlo como Salvador. Está llamada a poner a Jesús en el centro del corazón.

Carol Crisosto Cádiz

11 enero, 2019, 2:24 pm
4 mins

Domingo 13 de enero
“El Jesús del pueblo” (Lc 3, 15-16.21-22).

Culmina el tiempo de Navidad y conmemoramos el Bautismo de Jesús en el río Jordán, por parte de Juan Bautista. Meditar el Evangelio de hoy, propicia la toma de conciencia de nuestra condición de bautizadas, de discípulas y discípulos de Jesús, familia de Dios.

Me toca en lo profundo la hermosa la figura de Juan Bautista que reconoce que él no es el Mesías, sino que prepara el camino al Mesías al revelar la presencia escondida de Cristo en el mundo. En arrancar la venda de los ojos de la gente y sacudir su indiferencia, él nos hace ver más allá. El agua de su bautizo no solo limpia el cuerpo, sino también los ojos y el corazón. Es un ministerio asumido con mucha humildad y que no pierde su centro.

Así, toda cristiana (y todo cristiano) está llamada a preparar el camino a Jesús, mostrarlo y reconocerlo como Salvador. Está llamada a poner a Jesús en el centro del corazón.

Jesús se pone a la fila para ser bautizado por Juan. Dos ideas me tocan: le reconoce un ministerio a Juan y quiere ser bautizado por él. También nos reconoce un ministerio a nosotras. Y segundo: nos hace ver que el más pequeño del nuevo Reino es superior al mayor del orden precedente. Aparece un Jesús del pueblo, que se aparta de todo privilegio de casta o de élite, haciendo fila con nosotros y nosotras.

En Jesús también nosotros somos hijos e hijas amadas, predilectas de Dios. En la base de la vida de Jesús está el amor Padre-Madre. Es lo que lo sustenta, lo que le da sentido a su misión. Así, somos bautizadas y bautizados como sacerdotes, reyes y profetas.

Espíritu Santo, ayúdanos, danos fuerza, danos la inspiración para hablar con parresia y seguir adelante en el camino; y que como decía Pablo VI, tengamos «fuego en el corazón, palabra en los labios, profecía en la mirada».

* Queridas hermanas, queridos hermanos, les enviamos una nueva homilía del Evangelio que anunciamos las mujeres. Nos alegramos y agradecemos los ojos y la voz nueva de mujeres que se atreven a decir y orar el Evangelio para nuestras comunidades. Estas van enriqueciendo nuestra capacidad de comprender y ampliar el mensaje de la Palabra, el mensaje de Jesús. Les invitamos a escuchar, meditar y compartir esta homilía, que nos invita a salir del silencio y hacernos profecía viviente con toda la fecundidad que hay dentro de nosotras. Pueden encontrar todos los comentarios anteriores en Facebook, Mujeres Iglesia Chile, y en la página de la Revista Mensaje: https://www.mensaje.cl/category/noticias/iglesia/

_________________________
Fuente: https://www.facebook.com/MujeresIglesiaChile/

Laica, comunidad l@a 10. Sagrados Corazones, Concepción. Mujeres Iglesia Chile.