El Evangelio que anunciamos las mujeres. “…nos guiará, hasta la Verdad completa”

Tenemos nuestro mapa conceptual, tenemos una verdad no modificable, el Amor.

Carmen Gloria Delgado Barril

14 junio, 2019, 1:22 pm
5 mins

Domingo 16 de junio
…nos guiará, hasta la Verdad completa” (Juan 16, 12-15).

Hemos celebrado hace unos días la llegada del Espíritu Santo, Pentecostés; en medio de este suceso fundacional, a través de la Sagrada Escritura sabemos que, a lo menos, había una mujer entre los presentes, María. En esos días, por el contexto social del pueblo de Israel, era impensado, poco probable, quizás inimaginable, sin embargo, ahí estaba ella, y no a un lado, ni en un rincón. Afortunadamente, por medio de las artes, tenemos vestigios de que María estaba en medio de los discípulos, en medio de quienes seguían al Nazareno.

Situarme en la escucha de ese relato, me hizo recordar otro hecho igualmente fundante y centro de nuestra experiencia cristiana: “La Última Cena”. A partir de esta, hace muy poco tiempo se nos hizo alusión, diciendo que ahí no estábamos presentes nosotras, las mujeres.

Coloco en la retina de nuestra reflexión estos dos hechos, y destaco lo que, a sabiendas de nuestra falta de entendimiento, Cristo nos dice antes de subir a los cielos; que nos enviará su Espíritu, el cual hoy es quien nos guía a la Verdad y quien nos comunica la realidad de lo que Dios sigue haciendo por sus hijos e hijas.

En ese contexto, las mujeres somos parte de una Iglesia en la cual hombres y mujeres colaboramos, no importa si somos o no la mitad del mundo, somos seres humanos, y aunque fuésemos la cuarta parte, Dios nos creó y nos dio dignidad de hijas de Él. Estamos en tiempos en que avanzamos a la Verdad con los otros que son hermanos nuestros, y aquí no hay gallitos, ni zancadillas, caminamos a la Verdad, no hay carrera; hay hermandad y equidad.

Mucho tengo todavía que decirles…

Como Iglesia, hoy, entendiendo los cambios que la sociedad tan rápidamente va realizando, debemos estar atentos y atentas a lo que aún Dios nos va revelando y nos va mostrando en los movimientos de nuestro entorno. A veces nos encontramos en situaciones que nos dejan perplejas, en las que debemos discernir nuestra forma de proceder, preguntarnos ¿qué actitud tomar?, ¿qué opinión dar?, sin ser catalogadas de progresistas o liberales.

Tenemos nuestro mapa conceptual, tenemos una verdad no modificable, el Amor.

Recordemos la frase del Papa Francisco en la homilía del año pasado en Pentecostés: “El Espíritu Santo cambia el mundo”, “cambia la realidad” y, sobre todo, “cambia los corazones”.

Ante las complejidades diarias, tengamos el propósito de hacernos eco de su llamado, situándonos en el Amor, y con nuestros actos: seamos eco de lo que Cristo nos dice en la naturaleza; la creación. Seamos eco de lo que Cristo nos dice en el matrimonio, en la vida en pareja, en la vida célibe. Seamos eco de lo que Cristo nos tiene que decir en política o en la vocación que ejerzo como profesión. Seamos eco en la identidad de hijas e hijos o de padres y madres.

Cristo aún tiene mucho por decirnos, no hay leyes para ello. Está más bien el compromiso de formarnos en conciencia, y como pedestal de ese proceso, la conducción de la Iglesia, las Sagradas Escrituras, y en el corazón de ello: el Amor, que es Dios mismo, quien es Madre nuestra, Padre nuestro, quien nos guía hacia la Verdad completa.

* Queridas hermanas, queridos hermanos, les enviamos una nueva homilía del Evangelio que anunciamos las mujeres. Nos alegramos y agradecemos los ojos y la voz nueva de mujeres que se atreven a decir y orar el Evangelio para nuestras comunidades. Estas van enriqueciendo nuestra capacidad de comprender y ampliar el mensaje de Jesús. Pueden encontrar todos los comentarios anteriores en Facebook: Mujeres Iglesia Chile, en la página de la Revista Mensaje: https://www.mensaje.cl/category/noticias/iglesia/ y en la página: https://www.kairosnews.cl

_________________________
Fuente: https://www.facebook.com/MujeresIglesiaChile/

Profesora de Religión Católica. Fotografía y Reflexión. Osorno. Mujeres Iglesia Chile.