El Papa hace un canto al amor fiel y para siempre: “No se puede amar solo cuando ‘conviene’”

Pide que los novios hagan un “catecumenado” y no reduzcan la preparación a “cuatro conferencias”. “La fidelidad es la característica de la relación humana libre, madura y responsable”.

José Manuel Vidal

24 octubre, 2018, 11:32 am
6 mins

“No cometerás adulterio”. El Papa Francisco aprovechó la catequesis sobre el sexto mandamiento para hacer un canto a la fidelidad en el amor para siempre. Porque “no se puede amar solo cuando conviene”, pide a los novios una preparación larga, “un auténtico catecumenado”, antes de recibir el sacramento del matrimonio, y responsabiliza de ello a curas y obispos.

Evangelio de San Marcos: “Se acercaron unos fariseos que, para ponerle a prueba, preguntaban: «¿Puede el marido repudiar a la mujer?» Él les respondió: «¿Qué os prescribió Moisés?» Ellos le dijeron: «Moisés permitió escribir el acta de divorcio y repudiarla» Jesús les dijo: «Teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón escribió para vosotros este precepto. Pero desde el comienzo de la creación, Él los hizo varón y hembra. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y los dos se harán una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió, no lo separe el hombre»”.

ALGUNAS FRASES DE LA CATEQUESIS DEL PAPA

“En nuestro itinerario de catequesis sobre los mandamientos, llegamos hoy a la sexta palabra, que se refiere a la dimensión afectiva y sexual e invita a no cometer adulterio”.

“Ninguna relación humana es auténtica sin fidelidad y lealtad”.

“No se puede amar solo si conviene”.

“El ser humano necesita ser amado sin condiciones”.

“El amor quiere ser definitivo”.

“El riesgo es llamar ‘amor’ a relaciones inmaduras”.

“La fidelidad es la característica de la relación humana libre, madura y responsable”.

“Cristo revela el amor auténtico… y nos acoge incluso cuando nos equivocamos”.

“El ser humano necesita ser amado sin condiciones”.

“Sobrevalorar la atracción física, que es un don de Dios, pero está llamada a abrirse a una relación madura”.

“Todo ser humano debe aprender el significado del cuerpo”.

“Necesitan basarse sobre el sólido amor fiel de Cristo”.

“Por eso, antes de recibir el sacramento, se necesita una profunda preparación. Diría un catecumenado. Porque, en el amor, se juega toda la vida. Y con el amor, no se juega”.

“La preparación al matrimonio no puede reducirse a tres o cuatro conferencias dadas en la parroquia… Y esta responsabilidad cae sobre el párroco y sobre el obispo. La preparación debe ser madura y necesita tiempo. No es un acto formal. Es un sacramento, que hay que preparar con un auténtico catecumenado”.

“La fidelidad es una forma de ser y un estilo de vida”.

“Para llegar a una vida así bella no basta la naturaleza humana”.

“Que Dios nos aparte de un corazón adúltero y nos impulse a un corazón fiel”.

TEXTO COMPLETO DEL SALUDO DEL PAPA EN ESPAÑOL

Queridos hermanos:

Hoy dedicamos la catequesis al sexto mandamiento, que dice: “No cometerás adulterio”. Esta palabra del Decálogo supone una llamada a la fidelidad, pues no hay auténtica relación humana sin lealtad y fidelidad. No se puede amar solo cuando “conviene”. El amor se manifiesta cuando se da todo sin reservas. El ser humano necesita ser amado sin condiciones, y cuando no encuentra este amor el corazón busca llenar ese vacío con sucedáneos, componendas y mediocridades, entregándose a relaciones estériles e inmaduras, con la falsa ilusión de encontrar allí un poco de luz y de vida. Así, se sobrevalora la atracción física, que en sí misma es un don de Dios, pero que está orientada a preparar el camino a una relación personal auténtica y fiel.

La vida conyugal requiere un tiempo de noviazgo para discernir y verificar la cualidad de la relación. Los novios, para acceder al sacramento del matrimonio, tienen que madurar la certeza de que no basta solo con la buena voluntad, sino que se han de apoyar en el amor fiel de Dios. Este mandamiento nos llama pues a dirigir nuestra mirada a Cristo, para que sepamos encontrar en Él la fuente de nuestra fidelidad, de nuestra constancia en las relaciones con los demás y de nuestra comunión mutua.

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española provenientes de España y América Latina, y en particular a los participantes en el Encuentro sobre la doctrina social de la Iglesia, organizado por la Pontificia Universidad de la Santa Cruz. Pidamos a la Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, que nos ayude a todos, y de modo especial a los jóvenes, a saber descubrir y vivir la belleza del amor humano como una llamada a la entrega y a la donación total de sí mismos, libre de egoísmos y superficialidades. Que el Señor los bendiga. Muchas gracias.

_________________________
Fuente: www.periodistadigital.com/religion

Director del medio online español Religión Digital.