En Siria no se usaron armas químicas en abril

Un informe preliminar de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas señala que no aparecieron rastros de gas nervino. Por represalia al supuesto ataque, Estados Unidos bombardeó a Siria.

Federico Berti

11 julio, 2018, 11:29 am
3 mins

Un informe preliminar de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) señala que en abril no hubo bombardeo con armas químicas en la zona de Ghouta, en las cercanías de Damasco, la capital de Siria. La organización que estudió en el lugar las evidencias del supuesto ataque, constató que no hay rastros de gas nervino, el que fue indicado como agente químico utilizado en el bombardeo, tesis confirmada por los gobiernos de Occidente, entre ellos el de Estados Unidos, que sucesivamente procedieron a realizar ataques contra el gobierno de Siria como represalia. Esos ataques provocaron la misma cantidad de muertos endilgada al gobierno sirio.

Testimonios recogidos en el lugar, indicaron en varias oportunidades que no hubo presencia de sustancias químicas y que muchos de los videos presentados como evidencias parecían intentos de manipular a la opinión pública.

El informe de la OPAQ contradice lo que sostuvieron la Casa Blanca o el presidente francés Emmanuel Macron, quienes aseguraron disponer de pruebas irrefutables del uso de armas químicas.

Los expertos, sí, encontraron rastros de sustancias clorinatas, pero en los días sucesivos al ataque, luego de que los rebeldes se retiraron de la zona. Se han encontrado varios depósitos de armas químicas controlados por diferentes grupos yihadistas.

El dato de la OPAQ echa por tierra la credibilidad tanto de la Casa Blanca como de sus aliados occidentales que, una vez más, caen en la trampa de aceptar como verosímiles noticias que no son confiables. Lo grave de todo esto, es que con base en noticias falsas se realizó una agresión armada contra un país soberano que no había realizado algún gesto hostil, lo cual es una grave violación del derecho internacional que está siendo alterado por las decisiones políticas de los más fuertes. Los atacantes tampoco contaron con el aval de la ONU, que fue literalmente apartada en estas circunstancias.

La pregunta, ante la ausencia de una reacción enérgica de la comunidad internacional, es: ¿Quién nos asegura que mañana no le tocará a nuestro país ser objeto de operativos de este tipo? La paz tiene mucho que perder ante esta modificación de las bases de la convivencia entre países.

_________________________
Fuente: http://ciudadnueva.com.ar

Escribe para revista Ciudad Nueva de Argentina.