Francisco, a los cristianos: “La opción por el Evangelio no puede posponerse”

Anima a “superar la división entre individuos, pueblos y naciones”.

Jesús Bastante

19 agosto, 2019, 11:46 am
3 mins

“El Evangelio no puede posponerse”. El Papa Francisco lanzó sobre los fieles un llamado a la acción, a no quedarse en casa, a no contemplar “lo cristiano” en abstracto y “contra el prójimo”, sino salir a su encuentro. En un momento en el que la vida humana se negocia en despachos, mientras se hunde en el mar, Bergolio lo tiene claro: “Es bueno llamarnos cristianos, pero sobre todo debemos ser cristianos en situaciones concretas, dando testimonio del Evangelio, que es esencialmente amor por Dios y por nuestros hermanos”.

En el Angelus del domingo 18 de agosto, el Papa llamó la atención sobre el momento en que Jesús advierte a sus discípulos de que “ha llegado el momento de la decisión”, de “prender fuego a la Tierra”. Unas palabras, señaló, que “tienen el propósito de ayudar a los discípulos a abandonar toda actitud de pereza, apatía, indiferencia y cierre para recibir el fuego del amor de Dios”.

SUPERAR LA DIVISIÓN ENTRE PUEBLOS

“Él nos llama a difundir este fuego en el mundo, gracias al cual seremos reconocidos como sus verdaderos discípulos”, recordó Francisco, apuntando que esa misión “se ha visto desde los primeros días del cristianismo: el testimonio del Evangelio se extendió como un fuego beneficioso, superando cada división entre individuos, categorías sociales, pueblos y naciones”. Un fuego que “quema toda forma de particularismo y mantiene la caridad abierta a todos, con una sola preferencia: la de los más pobres y los excluidos”.

Ser discípulos de Jesús “también requiere la voluntad de servir a los demás”, recordó Bergolio, quien agradeció a tantos voluntarios que dedican su tiempo en favor de los enfermos, los pobres y las personas con discapacidad.

“Para vivir de acuerdo con el espíritu del Evangelio, es necesario que, frente a las siempre nuevas necesidades que se avecinan en el mundo, haya discípulos de Cristo que sepan responder con nuevas iniciativas de caridad”.

Porque “el Evangelio se manifiesta verdaderamente como el fuego que salva, que cambia el mundo a partir del cambio del corazón de cada uno”.

PONER EN CRISIS LA VIDA

Jesús también vino “a ‘dividir’, a poner en ‘crisis’, pero de manera saludable, la vida de sus discípulos, rompiendo las ilusiones fáciles de aquellos que creen que pueden combinar la vida cristiana y compromisos de todo tipo, prácticas y actitudes religiosas, contra el prójimo”, resaltó el Papa.

“¡Cuántos cristianos van donde el adivinador a ver qué les va a pasar! Eso no es fe, es superstición”. En definitiva, “se trata de no vivir hipócritamente, sino de vivir coherente, y estar dispuesto a pagar el precio por ser coherentes con el Evangelio”.

_________________________
Fuente: www.religiondigital.org

Escribe habitualmente para el medio online español Religión Digital.