Francisco, a los docentes: “Solo cambiando la educación, se puede cambiar el mundo”

El Papa invita a “hacer red, no dejarse robar la esperanza y buscar el bien común”. Aboga por “crear lugares de encuentro y de diálogo dentro de las instituciones educativas”.

Jesús Bastante

25 junio, 2018, 11:48 am
6 mins

“Solo cambiando la educación, se puede cambiar el mundo. Para hacer esto es necesario las siguientes sugerencias: hacer red, no dejarse robar la esperanza y buscar el bien común”. El Papa reivindicó la relevancia de la enseñanza durante una audiencia a los miembros de la Fundación Gravissimun Educationis.

Así, Francisco reivindicó “un programa de pensamiento y de acción basado en principios” que “podrán contribuir, a través de la educación, a la construcción de un provenir en el cual la dignidad de la persona y la fraternidad universal sean los recursos globales a los que todo ciudadano del mundo pueda acceder”.

Bergoglio fue desgranando las tres sugerencias. En primer lugar —señaló el Papa—, “hacer red significa poner juntas a las instituciones educativas y universitarias para potenciar las iniciativas educativas y de investigación, enriqueciéndose con los puntos de fuerza de cada uno, para ser más eficaces a nivel intelectual y cultural”.

“Hacer red —agrega el Pontífice— significa también poner juntos los saberes, las ciencias y las disciplinas, para afrontar los desafíos complejos con la interdisciplinaridad. Significa crear lugares de encuentro y de diálogo dentro de las instituciones educativas, promoviéndolas hacia afuera, para que el humanismo cristiano contemple la universal condición de la humanidad de hoy. También significa hacer de la escuela una comunidad educadora en la cual los docentes y los estudiantes no estén relacionados solo por un plan didáctico, sino por un programa de vida y de experiencia, en grado de educar a la reciprocidad entre las diversas generaciones”.

Por otro lado, el Papa Francisco señala que los desafíos que cuestionan al hombre de hoy son globales. Por ello, la educación católica no se limita a formar mentes con una mirada amplia, capaz de englobar las realidades más lejanas. Esta se da cuenta que, más allá de expandirse en el espacio, la responsabilidad moral del hombre de hoy se propaga también a través del tiempo, y las opciones de hoy recaen sobre las futuras generaciones.

Otro aspecto importante al cual la educación está llamada a responder —afirma el Santo Padre—, es no dejarse robar la esperanza. “Estamos llamados a no perder la esperanza porque debemos donar esperanza al mundo global de hoy. Globalizar la esperanza y sostener las esperanzas de la globalización —señala el Pontífice— son compromisos fundamentales de la misión de la educación católica”.

Una globalización sin esperanza y sin visión está expuesta a los condicionamientos de los intereses económicos, muchas veces lejanos de una recta concepción del bien común, y producen fácilmente tensiones sociales, conflictos económicos, abusos de poder”.

Algunos de estos desafíos —señala el Obispo de Roma—, han sido expuestos en la encíclica Laudato Si’, y hacen referencia a los procesos de interdependencia global, tales como: el desafío económico, basado en la búsqueda de mejores modelos de desarrollo; el desafío de la política; el poder de la tecnología que está en continua expansión.

Finalmente, el Papa Francisco señala que para hacer eficaces los proyectos educativos, estos deben obedecer a tres criterios esenciales: identidad, calidad y bien común.

La identidad —afirma el Pontífice— exige coherencia y continuidad con la misión de la escuela, de la universidad y de los centros de investigación nacidos, promovidos o acompañados por la Iglesia y abiertos a todos. “Estos valores son fundamentales para insertarse en el surco trazado por la civilización cristiana y por la misión evangelizadora de la Iglesia. Con ella podrán contribuir en indicar los caminos a seguir para dar respuestas actuales a los dilemas del presente, teniendo una mirada de preferencia por los más necesitados”.

Otro criterio esencial es la calidad —afirma el Santo Padre—. Este es el faro seguro para iluminar toda iniciativa de estudio, investigación y educación. Esta es necesaria para realizar alianzas de excelencia interdisciplinares que son recomendadas por los documentos conciliares.

Por último, no puede faltar el objetivo del bien común —afirma el Papa Francisco—, y este no es fácil de definir en nuestras sociedades marcadas por la convivencia de ciudadanos, grupos y pueblos de culturas, tradiciones y credos diferentes. Se necesita ampliar los horizontes del bien común, educar a todos a la pertenencia de la familia humana. (J. Bastante / Vatican News)

_________________________
Fuente: www.periodistadigital.com/religion

Escribe habitualmente para el medio online español Religión Digital.