Kenia: Sigue la lucha por un futuro mejor en tiempos de COVID-19

Rozine es consciente de la necesidad de empoderar a las mujeres y de la importancia que tengan las mismas oportunidades con las que cuentan sus compañeros varones.

Servicio Jesuita a Refugiados

14 abril, 2020, 2:19 pm
3 mins

Rozine es una refugiada de 21 años de Ruanda que en la actualidad vive en Nairobi con su familia. Es una de las jóvenes refugiadas que participa en el programa de educación postsecundaria que el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS), en consorcio con la Southern New Hampshire University (SNHU), ofrecen a los estudiantes refugiados para brindarles la posibilidad de obtener un título universitario online.

El JRS es consciente de la dificultad que puede conllevar la educación por internet y de la importancia de facilitar las condiciones adecuadas y necesarias para garantizar que cada alumno pueda centrarse y participar a lo largo de todo el curso. Cuidar el bienestar psicosocial y emocional de los estudiantes es crucial para lograrlo, y el personal del JRS aprovecha cualquier oportunidad para que los estudiantes se sientan apoyados. Los refugiados se reúnen diariamente en las instalaciones del organismo en Nairobi, donde pueden encontrar el apoyo de nuestros responsables de programa, así como un ambiente propicio para estudiar, independientemente de sus condiciones en el hogar.

Las muchachas refugiadas se enfrentan particularmente a barreras desproporcionadas para acceder a la educación y seguir los estudios. Rozine es especialmente consciente de la necesidad de empoderar a las mujeres y de la importancia que tengan las mismas oportunidades con las que cuentan sus compañeros varones. «Como mujeres debemos entender que fuimos creadas para un momento tan crítico como este, por lo que debemos hacer todo lo posible para lograr lo que queremos en la vida». Ella decidió estudiar Comunicación para lograr su sueño de convertirse en periodista.

Con la pandemia de COVID-19 afectando al mundo, y la medida resultante de clausurar las instalaciones del JRS en Nairobi, estamos buscando soluciones alternativas para que nuestros estudiantes continúen sus estudios y sigan construyendo su futuro. Gracias a nuestra alianza con la SNHU, pudimos distribuir rápidamente ordenadores portátiles, módems y paquetes de datos para que los estudiantes puedan conectarse y continuar sus estudios desde casa.

La pandemia no impedirá que estudiantes como Razine desarrollen su talento, y esperamos ilusionados el día en que se convierta en una gran periodista.

_________________________
Fuente: https://jrs.net/es

El Servicio Jesuita a Refugiados es una organización católica internacional que trabaja en más de 50 países, con la misión de acompañar, servir y defender los derechos de los refugiados y desplazados forzosos.