La Iglesia ante la persecución política de Daniel Ortega

Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Nicaragua: “Nadie tiene autoridad para privar arbitrariamente a persona alguna de sus derechos, incluyendo los de expresarse, movilizarse y actuar libremente”.

CELAM

10 junio, 2021, 10:43 am
2 mins

La Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Nicaragua ha expresado su profunda preocupación frente a lo que ha calificado como “la agresividad con que se está actuando contra el ejercicio ciudadano de las libertades”, por parte del régimen de Daniel Ortega.

Al respecto han señalado que “nadie tiene autoridad para privar arbitrariamente a persona alguna de sus derechos, incluyendo los de expresarse, movilizarse y actuar libremente. En nuestro país este tema es doloroso”.

“Hemos vivido años de irrespeto a la libertad y a la vida. Hemos sufrido mucho dolor. Como creyentes y devotos del Sagrado Corazón de Jesús, imploramos nos dé fortaleza en la fe, confianza en la duda, esperanza en la angustia, y nos conceda las virtudes que Él sabe que necesitamos en esta difícil hora”, añadieron.

Ante esta delicada situación, apelan a las palabras del Papa Francisco en Fratelli Tutti: “Pienso en una sana política, capaz de reformar las instituciones, coordinarlas y dotarlas de mejores prácticas, que permitan superar presiones e inercias viciosas”.

GARANTIZAR DERECHOS FUNDAMENTALES

Asimismo, han sostenido: “Como cristianos y ciudadanos, tenemos el derecho y la obligación en conciencia de velar por el bien del país. Entre estos deberes y derechos están el de acceder a la cedulación ciudadana y el de elegir y ser elegidos en cargos públicos de manera libre y justa”.

Por tanto, “animamos a buscar los canales por medio de los cuales la voz de los ciudadanos sea escuchada”.

Inclusive, “no deja de ser preocupante la abierta violación que se está dando de estos derechos. Violar los derechos de un nicaragüense es violar los derechos de todos”.

_________________________
Fuente: https://prensacelam.org

Organismo de comunión, reflexión, colaboración y servicio como signo e instrumento del afecto colegial en perfecta comunión con la Iglesia universal y con su cabeza visible, el Romano Pontífice. Fue creado en el año 1955.