La pandemia de emergencia y la nostalgia de la comunidad en carne y hueso

El Papa en Santa Marta: “La familiaridad de los cristianos con el Señor es siempre comunitaria. Es personal, pero en comunidad. Una familiaridad sin comunidad, sin el pan, sin la Iglesia, sin el pueblo, sin los sacramentos, es peligrosa”.

Andrea Tornielli

17 abril, 2020, 11:11 am
4 mins

“Una familiaridad sin comunidad, sin el pan, sin la Iglesia, sin el pueblo, sin los sacramentos, es peligrosa”. En la homilía de la Misa matutina del viernes en Santa Marta —un encuentro que acompaña y consuela a millones de personas en este momento de aislamiento forzado y ayuda a mantener unidas a las comunidades— Francisco habla del riesgo de una fe vivida de manera íntima. La reflexión del Papa parte de la historia del Evangelio de Juan: Jesús, que espera a los discípulos en la orilla del lago Tiberíades, se entretiene y come con ellos el pescado asado a la parrilla. Es una familiaridad que va más allá de estar en la mesa discutiendo juntos.

La del cristiano, explicó Francisco, es “una familiaridad diaria con el Señor”, como la de aquellos que se sientan a la mesa a desayunar y hablan naturalmente sobre lo que les importa. Una familiaridad que siempre es comunitaria, a la vez que personal e íntima. Porque una familiaridad sin comunidad, sin relaciones humanas, sin compartir el pan, sin los sacramentos, puede correr el riesgo de volverse “gnóstica”, evanescente. Es decir, ser reducido a “una familiaridad solo para mí, separado del pueblo de Dios”. Mientras esa que experimentaron los apóstoles con Jesús siempre ha sido una familiaridad comunitaria, vivida en la mesa, como signo de la comunidad, “con el Sacramento, con el pan”.

El aislamiento al que nos vemos obligados en este momento debido a la pandemia, la incapacidad de participar en la celebración eucarística en esta situación de emergencia, no debe conllevar el riesgo de volvernos adictos a vivir una fe íntima. Millones de personas hoy se conectan a través de los medios de comunicación para tratar de vivir su pertenencia a la comunidad, están juntos a través de una pantalla, sin estar físicamente. Una modalidad necesaria en este momento, la única posible en la emergencia que todos esperamos que termine pronto.

Pero esto no puede hacernos olvidar que la Iglesia, los Sacramentos, el pueblo de Dios, son concretos. La familiaridad experimentada a través de los medios es una ayuda y representa hoy, explica el Papa, una forma de “salir del túnel, no quedarse allí”. Por tanto, Francisco nos invita a no considerar esta modalidad normal, que también ha estado brindando consuelo a muchas personas en las últimas semanas al apoyarlas en la soledad y la prueba. De hecho, los cristianos están insertados en la comunidad, en el pueblo de Dios. Un pueblo en carne y hueso que parte el pan, escucha la Palabra, comparte la caridad y anuncia la alegría del Evangelio de persona a persona, a través del testimonio de la vida y la cercanía concreta. Un pueblo que sabe explotar con creatividad todas las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías para mantenerse en contacto y llegar a aquellos que están solos, siempre esperando, cuando sea posible, encontrarse físicamente alrededor de la mesa eucarística. Un pueblo que se siente acompañado diariamente por el Papa, y que mira con gratitud a los muchos sacerdotes, religiosos, voluntarios que en estos días han encontrado una manera de estar concretamente cerca de los moribundos, los enfermos, los descartados, poniendo en peligro sus vidas y, en muchos casos, incluso sacrificándola.

_________________________
Fuente: www.vaticannews.va

Director editorial del Dicasterio vaticano para la Comunicación, en Vatican News.

Artículos anteriores

Comunidad es ser familia